22 de septiembre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ganad, hijos de puta, ganad

Sergio, deja de parecer tan tranquilo, coño, que asustas.

Sergio, deja de parecer tan tranquilo, coño, que asustas.

Sois el mejor equipo que he visto jamás vestido de blanco. Y para nosotros ya sois eternos. Ahora solo os queda pasar a la eternidad de todo un continente.

El deporte suele tender a la justicia pero sin dejar de dar la mano a una incoherencia brutal que permite que el que ha hecho ocho meses maravillosos se pueda ir con el fracaso entre las piernas por un mal fin de semana. Es justo e injusto. Justo porque realmente esos ocho meses de liga regular y playoffs no son más que una macropretemporada para lo que de verdad importa: ganar. Es injusto porque es todo lo contrario a lo que debería ser la valoración de unos méritos. Ni en el mundo académico, laboral, familiar o personal se premia, por lo general, simplemente el resultado final, la meta. En todos se valora el proceso y se da una importancia relativa (a veces más o a veces menos, en función del tema en cuestión) al día de y a la hora hache.

En el deporte o ganas o fracasas. O vives o mueres. O vuelves con tu escudo o vuelves sobre él.


En el deporte no. O ganas o fracasas. O vives o mueres. O vuelves con tu escudo o vuelves sobre él. Y sí, a nivel usuario valoramos mucho el espectáculo, el jugar bien, el esfuerzo coral y continuado durante tanto tiempo, pero solo hay una copa y solo hay un campeón. Y las dinastías se crean ganando, no casi ganando. Nadie recordará al Valencia que perdió dos finales de Champions como una gran potencia de Europa; tampoco al Atleti que casi la gana varias veces, o a Holanda, o a lo que se os ocurra. Pasa a la historia el que gana. El que casi gana perdurará mientras los que lo vivimos lo recordemos, pero no saldrá en los libros y en las wikipedias del futuro.

Luchad por cada balón. Morid en cada rebote. Apretad en cada defensa. Gritad en cada tiro del rival. Aguantad cada embestida en el poste bajo



No quisiera yo que esto se viera como que quiero meter presión a mi Real Madrid, porque a buen seguro que sé que alguno lo leerá en el descanso del primer partido o mientras meriendancenan antes del suyo. ¿Me estais leyendo? ¿Sergio? ¿Felipe? ¿Luka? ¿Estáis ahí? Luka, no mastiques el plátano con la boca abierta, cojones. Sergio, deja de parecer tan tranquilo, coño, que asustas. Salid ahí y sed vosotros mismos. Sed unos hijos de puta en la cancha. Luchad por cada balón. Morid en cada rebote. Apretad en cada defensa. Gritad en cada tiro del rival. Aguantad cada embestida en el poste bajo. Si hacéis todo eso y luego, de vez en cuando, vais metiendo alguna canastilla, todo irá bien.Sabed que todo estará en contra. Son los favoritos.

Todo estará en contra. Son los favoritos. Todo está a su favor



Sabed que todo estará en contra. Son los favoritos. Son el equipo de Estambul y juegan en Estambul, son el equipo de Turquía y juegan en Turquía la Final4 de una competición que se llama Turkish Airlines Euroligue. Todo está a su favor. Tienen el mejor entrenador de la historia del deporte, una jugadores brutales y unas ganas inmensas de ganar.

Y saben cómo hacerlo. Y van a ir a por nosotros a muerte. Intentarán desquiciarte, Luka; es probable que te metan dedos por el culo y te den pellizcos en la espalda. Enfádate, pero demuéstralo canalizando la rabia con acciones positivas. Querrán sacarte del partido y no te dejarán tirar, Sergio. No pasa nada, eres tan bueno que sabes que si te defienden a muerte, tendrás a dos tres compañeros que podrán tirar más cómodos y que también la meterán. Anthony, también van a ir a por ti. Un momento, Anthony no habla español, traducidle esto: sé inteligente y utiliza tu clase y tu potencia para el bien del equipo, no te metas en jaleos. Y sácatela.

Olvidaos de los árbitros. ¿En serio creéis que nos van a regalar algo? El ambiente es brutal, pero eso ya sé que no solo no os asusta sino que os pone mucho. Genial. Rodolfo, contigo empezó todo. No lo olvidamos. No éramos (casi) nadie hasta que llegaste tú y nos hiciste subir un escalón. No olvides quién eres. ¿Sabes lo bueno? Que creo que ellos creen que lo has olvidado. Demuéstrales que no. Chapu, tranquilo, son las cuatro de la tarde, ¿qué cojones haces con la ropa del partido ya puesta? Bueno, déjalo, no te la quites, en cualquier momento tendrás que salir a desatascar el partido. Eres tan importante que podría ser la primera vez que le dan un MVP a un tío que no salta a la cancha. Yeisi, te van a dar tantos codazos cuando corras de lado a lado por debajo de la canasta que no te aseguro que termines con todas las costillas sanas. No pasa nada, esto no es novedad. Cuando te den tres centímetros, métela. Todos los demás: haced lo que siempre hacéis. Hacedlo a tope. Hacedlo a muerte. Hacedlo por vosotros, por nosotros, por ellos. Por la gloria.

Sois el mejor equipo que he visto jamás vestido de blanco. Y para nosotros ya sois eternos. Ahora solo os queda pasar a la eternidad de todo un continente. Ganad, hijos de puta, ganad. Y si no ganáis, volved sobre el escudo.

Comenta esta noticia