Isabel Bonig dice que aunque Ximo Puig tenga planes,no los cumple

La síndica popular le ha pedido a Puig que “no sea el primer presidente que vende la Comunidad Valenciana ni a Cataluña, ni a los nacionalistas de Compromís

La líder de la oposición, sujeta a un tiempo máximo de discurso de réplica al presidente de treinta minutos, ha impreso un ritmo vivo al debate del que careció en sus dos primeras horas. Fiel a su estilo de siempre, Isabel Bonig, más moderada que otras veces pero contundente y hasta divertida por momentos, ha combinado los palos y las zanahorias. Entre los primeros, algunas frases redondas, demoledoras, dirigidas a Ximo Puig. Como por ejemplo:

  • -Ha aburrido más que el año pasado
  • -Es un socialista reconvertido en populista
  • -Trata a los valencianos como en Barrio Sésamo, buenos y malos
  • -Llegó a presidente ya desgastado
  • -Una conjunción planetaria le colocó de presidente
  • -En el futuro se estudiarán en las universidades el Compromiso de Caspe, L’Estatut   d’Autonomia, y el  Pacte del Titànic
  • -Los valencianos no se merecen un presidente que miente sistemáticamente en sede   parlamentaria
  • -Usted es un problemas para los valencianos

Todas estas alusiones, a lo largo de sólo treinta minutos, aseguraban un discurso animado, desde luego, pero en el que la líder del PP -como ya sugirió EsdiarioCV- ha combinado propuestas con críticas políticas.

Por un lado le ha pedido a Puig que “no sea el primer presidente que vende la Comunidad Valenciana ni a Cataluña ni a los nacionalistas de Compromís” porque “los partidos de Gobierno como el suyo y el mío usan el Estado de Derecho y los nacionalistas toman la calle”, para lo que le ha vuelto a tender la mano a fin de llegar a acuerdos en cuestiones clave como educación, sanidad o infraestructuras. Y financiación, porque según Bonig fue ella quien intercedió ante Rajoy para que recibiera al presidente Puig.

Las zanahorias principales ofrecidas por Bonig han sido seis actos y seis acuerdos, entre los que figuran que uno de cada cinco colegios nuevos impartan el 80% de las clases en inglés, blindar por ley los plazos máximos para que te operen, profesionalizar los servicios sociales, o la inversión de 384 millones al año en infraestructuras.

 En el discurso de Bonig tampoco han faltado las referencias a la vicepresidente Mónica Oltra (“la persona más demagoga que ha conocido este parlamento” por haber aumentado el número de personas pendientes de evaluar en Dependencia), al ex síndic de Podemos Antonio Montiel (“señor Montiel, vuelva, le necesitamos para elevar el debate”), o al parlamentario de Compomís Josep Nadal (al que no ha citado por su nombre) por su mención al lema electoral de las CUP en el reciente debate sobre plurilingüismo.

 El caso es que para Bonig la descripción que ha hecho Puig es la de una Comunitat imaginaria (en eso coincide con lo que Puig dice de ella), en la que el Consell reclama al Gobierno casi tantos millones como se ha dejado el Consell sin ejecutar del presupuesto del año pasado (1.253 millones), con sólo 11 de los 54 compromisos del pasado Debate cumplidos.

 Y de entre los incumplimientos, tres destacados que según Bonig merecerían tres camisetas: el colegio Cremona, el barrio de El Cabanyal, y RTVV.

Posdata: en su segunda intervención Isabel Bonig se ha preguntado si Ximo Puig no estará negociando a espaldas de Carmen Montón -a la que ha augurado “puerta” inminente- una prórroga de las concesiones sanitarias. A pesar de lo que Puig había dicho dos horas y medio antes de los rescates de concesiones en su discurso inicial.

Podemos y Ciudadanos

Lo dos síndics debutantes, el de Podemos Antonio Estañ, y la de Ciudadanos Mari Carmen Sánchez, han coincidido con Bonig en señalar los incumplimientos del Consell bipartido de PSPV y Compromís, aunque ambos han repartido estopa también a los anteriores gobiernos del PP. Estañ por ejemplo ha acusado a Ximo Puig de advertir “del peligro de los triunfalismos para más tarde sumergirse en él” y de no reconocer “lo que se ha hecho mal”, aunque para el líder de Podemos “gran parte” de los problemas de los valencianos “tienen su origen en los veinte años del Partido Popular”. En cualquier caso ha anunciado la próxima convocatoria de la auditoría del Botànic. La portavoz parlamentaria de Ciudadanos ha preferido señalar que “hemos pasado del Consell de la corrupción al Consell de la improvisación, que no gestiona ni cumple sus promesas, que da alas al nacionalismo más reaccionario”.

 

Comenta esta noticia