18 de agosto de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ramón Espinar se sube al tramabús y un tuitero avispado le da un corte brutal

Ramón Espinar, este miércoles como guía del "tramabús".

Ramón Espinar, este miércoles como guía del "tramabús".

El senador morado aparca la condena a su padre por las tarjetas black, la venta de su vivienda de protección oficial, el selfie en el Hotel Ritz y su mariscada para cargar contra la "trama".

La tercera jornada de ruta del tramabús de Podemos ha tenido este miércoles un guía de excepción: el portavoz del partido morado en el Senado y diputado en la Asamblea de Madrid, Ramón Espinar. Y es que Pablo Iglesias ha delegado en sus parlamentarios madrileños el desfile por los supuestos centros neurálgicos de la llamada "trama".

A bordo del tramabús, Espinar se ha quejado de que "cada vez en nuestro país hay más rentas del capital y menos rentas del trabajo por que el PP no tiene modelo de país". Y, en Twitter, ha recibido cumplida respuesta:

Y es que la trayectoria de Espinar no pasa desapercibida entre los tuiteros:

No parece Espinar el dirigente de Podemos más apropiado para desmontar los manejos de la supuesta casta y así se lo están recordando en las redes sociales y entre las bases del partido, que han vuelto a arder con la presencia de su líder en Madrid en un autobús que lleva las imágenes de Miguel Blesa y Rodrigo Rato por el caso de las tarjetas black de Caja Madrid pero no la de su padre, consejero de la entidad y condenado por la Audiencia Nacional en la misma causa. Cabe recordar que Ramón Espinar padre fue condenado a un año de cárcel por apropiación indebida al gastar con su tarjeta opaca 178.400 euros en lujo y viajes.

La reaparición de Espinar se produce además tras su última polémica, protagonizada durante las vacaciones de Semana Santa, cuando inmortalizó y subió a Instagram una mariscada de la que disfrutaba. Visto el revuelo, incluso entre los suyos, eliminó la fotografía pero quedó rastro de su "vidorra" de casta.

Espinar, que ya protagonizó otra enorme polémica al vender -con beneficio incluido por plusvalías- su vivienda de protección oficial, desató las iras de sus bases cuando se hizo un selfie en el Hotel Ritz junto a la portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, Lorena Ruiz-Huerta

Paradójicamente, ambos compartieron un desayuno, sonrientes, con empresarios y dirigentes del IBEX 35, los mismos contra quienes está dirigido el polémico tramabús. La imagen desató un auténtico terremoto en los círculos del partido morado:

La última incoherencia en la que fue cazado Espinar tuvo lugar recientemente en el Senado. El portavoz de Podemos fue pillado en el comedor consumiendo dos coca-colas tras haber reclamado a la Mesa de la Cámara que boicoteara a la marca por el conflicto laboral en su planta de Fuenlabrada.

En los últimos días, la acumulación de cargos de Espinar -diputado en la Asamblea de Madrid, senador y secretario general de Podemos Madrid- ha desatado una guerra interna en los círculos. Hace una semana, el Consejo Ciudadano de Podemos aprobaba un reglamento de incompatibilidades que limita a dos, uno institucional y otro orgánico, los cargos de los dirigentes. Sin embargo, Pablo Iglesias y Pablo Echenique le han indultado.

Comenta esta noticia