26 de mayo de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MartÍN BEAUMONT

Desolación en Podemos por las palizas que Soraya da a Montero y no escarmienta

Ésta es la cara que se le quedó este miércoles a Montero tras el repaso de Soraya.

Ésta es la cara que se le quedó este miércoles a Montero tras el repaso de Soraya.

El vapuleo al que la vicepresidenta somete cada miércoles en el Congreso a la portavoz de Podemos tiene desmoralizada a su bancada, donde no pocos cuestionan las capacidades de su “lideresa”

En cada sesión de control al Gobierno en el Congreso se repite la misma escena. Irene Montero sube su micrófono, hace su pregunta a la vicepresidenta y acto seguido se lleva un repaso de Soraya Sáenz de Santamaría que la deja temblando.

Soraya Sáenz de Santamaría ni se despeina. Tiene mucha mili en estas lides parlamentarias como para ponerse nerviosa siquiera ante la inexperta portavoz de Podemos en la Cámara Baja, por mucho ímpetu que ésta ponga.

Lo de Soraya a Montero es un vapuleo semanal que tiene a la bancada de Podemos totalmente desolada

El vapuleo al que la vicepresidenta somete sistemáticamente cada miércoles a Montero tiene desmoralizada a la bancada morada, donde no pocos diputados, desolados, cuestionan las capacidades de su lideresa para enfrentarse a un hueso tan duro de roer como Sáenz de Santamaría. Siempre en voz baja, claro, para que no se entere Pablo Iglesias, quien la eligió para el puesto.

El último duelo entre ambas, el de este miércoles, fue un pim pam pum para Montero, a la que se le quedó esta cara de pocos amigos cuando Sáenz de Santamaría le recriminó que Podemos tenga entre sus cargos "empleadores que no dan de alta a sus trabajadores en la Seguridad Social, especuladores con viviendas de protección oficial, políticos becados que no pisan la universidad que les paga, asesores que cobran de gobiernos extranjeros que están en lo peor en los rankings de la democracia y que encima no tributan a la Hacienda pública y, lo que es peor el acoso al que nos somete constantemente el señor Bódalo, él y sus confluencias, en el penal de Jaén":

Precisamente este jueves se cumplen tres meses desde que Montero asumió la Portavocía de Podemos en el Congreso en sustitución del defenestrado Íñigo Errejón. Y en este tiempo se ha dedicado más a nombrar nuevos asistentes y asesores para su grupo parlamentario y a cesar a los que heredó de Errejón que a otras cuestiones.

Como por ejemplo a prepararse sus duelos parlamentarios contra Sáenz de Santamaría, a la que no consigue hincar el diente. No es fácil, no obstante, porque además de la experiencia que acumula la vicepresidenta siempre estudia concienzudamente para las sesiones de control, tanto en el Congreso como en el Senado.

Eso sí, a final de mes cobrar cobra igualmente Montero, lo haga bien o mal. Como detalló ESdiario hace diez días, la portavoz de Podemos en el Congreso cobra 7.000 euros mensuales y es la segunda mejor pagada de la formación.

Vídeos relacionados

Noticias relacionadas

Comenta esta noticia