28 de junio de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MartÍN BEAUMONT

Renfe desbloqueará esta semana el “caso AVE”

El contrato de suministro y mantenimiento para 40 años de nuevos trenes AVE tiene una cita clave el martes 22 de noviembre. La compañía ha fijado para esa fecha el acto público adjudicatorio

Por este pedido estimado en 2.642 millones de euros compiten Alstom, CAF, Siemens y Talgo. En este acto se expondrá la puntuación lograda por los modelos de tren propuestos por los distintos fabricantes y, posteriormente, se abrirán lo sobres que contienen sus ofertas económicas. La empresa que logre mejor nota en ambos aspectos será el potencial adjudicatario (‘preferred bidder’) del pedido. La contratación deberá no obstante ser ratificada en una posterior reunión del consejo de administración que la compañía ferroviaria convocará una vez verifique y certifique toda la documentación y la oferta económica del adjudicatario.

El denominado ‘contrato ferroviario del siglo’ consiste en fabricar y suministrar quince nuevos trenes AVE y un pedido adicional de quince trenes más que la operadora irá solicitando por lotes de cinco unidades en función de sus necesidades. Además, incluye el posterior mantenimiento de los vehículos durante cuarenta años. Renfe busca un tren que circule a una velocidad de hasta 320 kilómetros por hora y de gran capacidad, esto es, que pueda transportar a un mínimo de 400 viajeros.

Se trata del primer pedido de trenes de la operadora en al menos una década, y de la primera ocasión en la historia de la compañía en la que recurre a un acto público para fallar su contratación. La compañía que preside Pablo Vázquez ha elegido este sistema, el que se utiliza en los grandes contratos internacionales, en línea con su objetivo garantizar la máxima transparencia y seguridad jurídica a todo el proceso de contratación.

Con esta compra de trenes, Renfe pretende garantizarse una flota suficiente de vehículos para atender el aumento de demanda de viajeros prevista para los próximos años tanto por el aumento de la movilidad como por la puesta en servicio de nuevas líneas AVE.vNo obstante, la compañía ferroviaria asegura que el pedido contribuirá a la recuperación económica, dado que calcula que generará 1.000 nuevos puestos de trabajo. Además, dinamizará un sector que cuenta con varias fábricas e instalaciones en España que lleva años centrándose en pedidos para el exterior ante la ausencia de demanda nacional.

Renfe resolverá así este histórico contrato un año después de sacarlo a concurso en diciembre de 2015. No obstante, la compañía tuvo que relanzar el proceso en mayo de este año, para ajustar los pliegos de contratación a un recurso que presentó Bombardier. Posteriormente, tras el verano, la multinacional canadiense resultó descalificada del proceso por no cumplir su ofertas las condiciones de los pliegos, dejando así la puja por el ‘macropedido’ entre cuatro compañías, las españolas Talgo y CAF, la alemana Siemens y la francesa Alstom.

El AVE del desierto también se libera

El consorcio del AVE a La Meca logra 14 meses más para acabar la obra y 140 millones de euros. Las empresas españolas deberán concluir y entregar el AVE del desierto en marzo de 2018 en vez de a principios de 2017. Asimismo, han logrado que Arabia Saudí pague unos 140 millones de euros en concepto de sobrecostes.

El consorcio de empresas españolas encargado de construir el AVE entre La Meca y Medina ha alcanzado un principio de acuerdo con el Gobierno de Arabia Saudí sobre los retrasos del proyecto, por el que ha logrado un plazo adicional de catorce meses para acabar el trabajo y 140 millones en concepto de sobrecostes.

El acuerdo se ha alcanzado tras un año de negociación en las reuniones que una delegación del consorcio han mantenido durante esta semana en Arabia, desde el pasado sábado y ayer jueves. Solo ha quedado pendiente de ratificación por las autoridades árabes correspondientes. Por su parte, el grupo español se compromete a comenzar a explotar de forma adelantada y puntual el grueso de la línea a partir del 31 de diciembre de 2017. Ello no incluye una de las cinco estaciones y el ramal que conecta al aeropuerto, dado que aún no estarán listos.

En virtud del pacto, las empresas eluden cualquier riesgo de sanción por retraso. Para ello, se modificará el contrato original para registrar la nueva fecha de entrega. De esta forma, Arabia reconoce que el retraso deriva de la demora acumulada en la primera fase del proyecto, la construcción de la plataforma, de la que se ocupan un grupo de empresas chinas y árabes.

Vídeos relacionados

Comenta esta noticia





";