Cómo ahorrar combustible en verano

En verano aumenta considerablemente el número de desplazamientos en automóvil, además de que suelen ser más largos de media. Por ello, es interesante ahorrar combustible en estos trayectos.

Con la energía cada vez más cara (no sólo los combustibles suben, también la factura de la luz), hasta la DGT ha intervenido en el ahorro de combustible, modificando las pruebas para obtener el permiso de conducir. Por su parte, las marcas de coches invierten millones en avances tecnológicos que permitan aprovechar al máximo la energía, ya sea mediante sistemas de inyección y propulsores cada vez más eficientes o con dispositivos híbridos.

Sin embargo, conducir un vehículo es una actividad llena de variables, por lo que a veces no es tan sencillo aplicar técnicas de conducción eficiente. Autocasión ha elaborado una lista con claves para ahorrar combustible en tus desplazamientos de vacaciones. Además, también hay una serie de consejos para aumentar la seguridad en los viajes de verano.

Errores habituales que provocan una conducción ineficente:

1. Baja presión en los neumáticos. Comprueba la presión de tus neumáticos una vez al mes. Si es más baja de lo recomendado, el coche gastará más.

2. Usar barras en el techo. Sobre todo a grandes velocidades en autopista. Estos elementos se muestran muy ineficientes para ahorrar combustible, ya que oponen resistencia aerodinámica.

3. Llevar muy cargado el maletero. Unos kilos de más en el maletero pueden aumentar el gasto del combustible hasta un 2%.

4. Ignorar la luz de revisión del motor. Hay que estar muy atento a todos los requerimientos que necesita tu coche.

Consejos de conducción para ahorrar combustible:

1. No esperar con el motor en marcha. Cuando tengamos que repostar y haya muchos coches delante, es mucho más económico apagar el motor, tomarnos un café fuera del coche y esperar nuestro turno.

2. Tomarse las cosas con calma. Una conducción agresiva por la ciudad no te llevará antes a casa. Si vas acelerando suavemente, podrás ahorrar en combustible.

3. Conducir a 110 km/h, no a 130 km/h. Por la autopista, ir a una velocidad de 110 km/h no añade muchos minutos a tu trayecto y, sin embargo, te ayuda a hacer más kilómetros con el mismo número de litros en el depósito.

4. Usar la velocidad de crucero. Mantener una velocidad constante es mucho más eficiente que acelerar y frenar continuamente.

5.Cerrar las ventanillas. Una de las preguntas que nos hacemos al conducir es si es mejor hacerlo con o sin el aire acondicionado. A velocidades bajas, ir sin él puede ahorrar algo de combustible, pero en carretera sube siempre las ventanillas, el aire que entra por ellas consume mucha más energía que el aire acondicionado o el climatizador del coche.

El combustible es uno de los gastos fundamentales del automóvil en el que puedes ahorrar, pero hay más, tanto en la compra como en el uso y mantenimiento. Se pueden obtener más recomendaciones sobre cómo ahorrar en todos los gastos relacionados con el coche.

Comenta esta noticia