22 de enero de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MartÍN BEAUMONT

Opciones binarias, una inversión de moda

Con una modalidad de apuesta sencilla de realizar y una gran rentabilidad si se acierta, las opciones binarias son un producto financiero de gran atractivo, pero su riesgo es muy elevado.

Robert Mfune, un joven de Sudáfrica, trabajaba en un MCDonald’s de Gran Bretaña mientras estudiaba en una universidad, una práctica muy común en este país sobre todo entre los estudiantes que necesitan el dinero para poder pagarse sus estudios. A parte, hacía de chico de los recados para una firma financiera, allí sirviendo a muchos empleados que se dedicaban al sector de la bolsa aprendió muchas cosas. Con toda la información que recopilaba se iba a casa y, según cuenta, hacía su propia investigación. Así consiguió configurarse una cuenta, con el nombre de su madre, claro, ya que era menor de edad, y empezar a apostar por el comercio binario dentro de este sector. La jugada le salió bien y al poco tiempo era millonario.

Tenía solo 16 años cuando empezó a zambullirse en el mundo de las finanzas. Probablemente no podía imaginarse su éxito y por eso mantenía su trabajo mientras seguía estudiando. Para hacerse millonario tan rápido, se valió de un producto financiero que cada día crece más: el de las opciones binarias. Para negociar opciones binarias existen hoy distintas plataformas y brókeres.

Mfune fue acumulando libras en su cuenta bancaria, una cantidad de dinero que le permitió comprarse un coche de lujo o una nueva casa para su madre. Ya a los 18 años pudo crear su firma solo con la ayuda de otra persona y dejar todo lo que estaba haciendo. Tenía la cantidad suficiente de dinero para hacer lo que quisiera. Hoy Mfune, con tan solo 19 años, tiene una cartera de gestores de fondos y tiene negocios tanto en Inglaterra como en su país de origen, Sudáfrica. No se sabe si le habrá salido tan bien la jugada a otro experto financiero, el actual jefe de las finanzas de Daesh, que huyó de Mosul con millones de dólares recientemente.

Mfune se movió muy bien y supo comprender no solo los riesgos, sino también los beneficios de este producto financiero, pero no podemos perder de vista que corrió muchos riesgos. Las opciones binarias son un tipo de inversión en las que, tal y como indica su nombre, se juega todo lo invertido a “efectivo-o-nada”. Es decir, el inversor apuesta sobre la subida o bajada del precio de un activo financiero que está en este momento cotizándose en un mercado bursátil. Si pasado el tiempo estipulado en el momento que se invirtió en este producto el precio de este activo subió, el inversor ganará el beneficio correspondiente, si por el contrario el precio del activo está por debajo del precio al que estaba cuando invirtió se quedará con nada.  

Pongamos por ejemplo que uno apuesta sobre un activo de Banco Santander que en aquel momento cotiza a 6 euros. Si en la fecha de vencimiento de nuestra apuesta aquella acción cotiza por encima del precio al que compramos la acción, es decir, por encima de los seis euros, recibiremos el beneficio ofrecido, es decir, los seis euros más lo que haya subido. Si por el contrario, en el momento del vencimiento aquella acción cotiza, por ejemplo, a 4 euros, nos quedaremos con nada.  

Vídeos relacionados

Comenta esta noticia