21 de agosto de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT     ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

7 remedios caseros para hacerle frente al insomnio

Si eres de los que temen el momento de ir a la cama porque sabes que lo que te espera es dar vueltas y más vueltas, aquí tienes estos remedios caseros. Por probar no pierdes nada

Hay temporadas en las que, no sabemos muy bien por qué, nos cuesta conciliar el sueño. Los fármacos pueden ser muy efectivos cuando el insomnio es crónico, pero abusar de ellos daña nuestra salud, por eso, antes de echar mano de remedios químicos, es mejor probar con alguno de estos otros que además se pueden utilizar incluso cuando los más pequeños de la casa están nerviosos. 

 

 

- Lechuga

Cuenta con propiedades tranquilizantes ya que ayuda a calmar el sistema nervioso. Una simple ensalada antes de dormir o un vaso de zumo de hojas de lechuga licuadas nos ayudará a conciliar el sueño. En el caso de que tengamos un bebé al que le cueste descansar, podemos añadir ese mismo vaso de zumo de lechuga en su baño diario. 

 

Avena

Además de ser el cereal que contiene más proteínas y grasas buenas, tomar avena con leche caliente por la noche, nos ayudará reducir el estrés, la ansiedad y el nerviosismo. Se recomienda tomarla en torno a unos veinte minutos antes de irnos a la cama.

 

Salvia

Antes de dormir, date un baño caliente echando en el agua 3 cucharadas de salvia seca. También se puede utilizar tomillo, ambas son plantas que ayudan al descanso.

 

Baño de pies

Realiza un baño solo en los pies con agua tibia, sal y una bolsita de manzanilla. Mantén los pies sumergidos en la preparación por unos 15 minutos. Luego, sécalos, hazte un masaje suave con aceite de almendras o con Vicks VapoRub y ponte unos calcetines gordos. Este es un remedio que siempre funciona.

 

Canela y miel

Un vaso de leche tibia con una cucharada de miel y un poco de canela antes de dormir hará que tu sueño sea menos ligero y evitará que te despiertes durante la noche.

 

Hoja de naranjo

Pon a hervir 2 gramos de hojas o de flores de naranjo con una taza de agua. Cuando hierva, apaga el fuego, deja reposar, cuela y tómate la infusión. 

 

Almohada con hierbas aromáticas

Coloca dentro de una bolsita de tela hojas de menta, eucalipto, manzanilla o tomillo. Introduce la bolsita dentro de la funda de la almohada. Aprovecha para hacer cuatro respiraciones profundas –inspira contando mentalmente hasta 4, mantén el aire mientras cuentas hasta 7 y exhala contando ocho–. El olor relajante de las plantas y el ritmo de la respiración hará que duermas como un bebé. 

 

 

Comenta esta noticia