23 de abril de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MartÍN BEAUMONT

Aguirre se echa a llorar noqueada por lo que escondía Ignacio González

Esperanza Aguirre, entre lágrimas, tras declarar como testigo en el juicio de la GÜrtel.

Esperanza Aguirre, entre lágrimas, tras declarar como testigo en el juicio de la GÜrtel.

La expresidenta madrileña no ha podido resistir la tensión y se ha roto al recordar la situación que atraviesa su sucesor, por el que ha evitado poner la mano en el fuego.

Y finalmente, Esperanza Aguirre se ha roto. Tras el impacto que ella mismo ha reconocido haber sufrido tras la detención de su sucesor al frente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, la portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid ha acabado este jueves superada por el llanto.

Aguirre, con lágrimas en los ojos y la voz entrecortada, ha evitado poner la mano en el fuego por su sucesor en la Comunidad de Madrid y en la Presidencia de PP madrileño, detenido este miércoles por presuntos delitos en su gestión al frente del Canal de Isabel II cuando él presidía la compañía pública.

"Jamás nadie me ha podido acusar de haber hecho una cuestión incorrecta y, por tanto, para mí lo de Ignacio González sería muy lamentable", ha dicho Aguirre, tras declarar como testigo en el caso Gürtel.

"Como ustedes comprenderán el fondo del asunto parecer ser una empresa que una filial del Canal de Isabel II ha comprado en Brasil en el año 2013. Yo quiero dejar muy claro que mientras yo fui presidenta de la Comunidad de Madrid hasta el 17 de septiembre de 2012 nunca quise que ni el Canal de Isabel II ni el Metro de Madrid estuvieran en ninguno de los concursos, adjudicaciones o contratos en el extranjero. Lo que se hiciera después de irme yo, no puedo hablar de ello", ha explicado.

En una escueta declaración ante los periodistas a las puertas de la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, Aguirre no ha admitido preguntas ni revelado sus intenciones de futuro frente a algunas voces internas que reclaman su dimisión como portavoz municipal.

Desmarque del consejero López Viejo

Aguirre ha comenzado su declaración ante el tribunal que juzga a los 37 acusados por la primera época de actividades de la trama Gürtel, entre 1999 y 2005, asegurando que el exviceconsejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid Alberto López Viejo no era una persona de su "confianza", sino alguien que tenía experiencia en la organización de actos del PP.

Así lo ha explicado a preguntas de la fiscal Anticorrupción Concepción Nicolás, durante su comparecencia como testigo en la vista oral, en la que ha destacado que ella no se ocupaba "en absoluto" de organizar la parte logística de los actos en los que participaba en calidad de presidenta regional.

"No me he ocupado nunca, ni creo que se haya ocupado nunca ni un presidente autonómico, ni ministros, ni alcaldes", ha dicho Aguirre, que ha insistido en varias ocasiones en que el gabinete técnico de Presidencia recibía las propuestas de diversas consejerías y era ella en última instancia la que decidía si acudía a los actos propuestos por razones "políticas y de oportunidad".

Por otra parte, ha recordado que el extesorero del PPÁlvaro Lapuerta, le advirtió en presencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que dos municipios madrileños, Arganda del Rey y Majadahonda, tenían la intención de sacar a concurso público parcelas a un precio superior al de mercado.

Aguirre, que ha comparecido como testigo en la sede de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares , ha insistido en que ella destapó la trama Gürtel "sin saberlo" cuando Lapuerta la citó en su despacho para advertirle sobre las irregularidades que se estaban cometiendo en Majadahonda y Arganda del Rey por sus intenciones de sacar a concurso público una parcela con un precio fijo que no constase en los pliegos de adjudicación.

Vídeos relacionados

Noticias relacionadas

Comenta esta noticia



";