24 de julio de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MartÍN BEAUMONT

En Marea coge gusto al dinero público y sube el sueldo a sus cargos 900 euros

Luis Villares durante la clausura del plenario de En Marea.

Luis Villares durante la clausura del plenario de En Marea.

Hasta ahora los socios gallegos de Podemos no podían cobrar más de tres salarios mínimos interprofesionales, como en todo el partido, porque más allá de eso es “casta”. Pero la tentación...

Los sueldos de sus cargos públicos están dando últimamente muchos de dolores de cabeza a Podemos.

Después de que la formación haya abierto expediente a siete concejales de Ahora Madrid por negarse a donar parte de su nómina al partido -Guillermo Zapata (que se ha dado de baja), Celia Mayer, Pablo Soto, Pablo Carmona, Montserrat Galcerán, Romy Arce y Javier Barbero-, ahora la polémica se traslada a Galicia.

En Marea ha celebrado este fin de semana el segundo plenario de la formación para, entre otras cosas, revisar su hoja de ruta política y sus normas orgánicas. Y resulta que a lo que más tiempo han dedicado es... a subirse los honorarios.

El partido ha aprobado un incremento del sueldo máximo de sus cargos públicos hasta los 3.000 euros, en vez de los tres salarios mínimos interprofesionales que venían cobrando hasta ahora, como en todo Podemos, que obliga a que el resto sea donado al partido y a fines sociales.

De golpe y porrazo se han subido el techo 900 euros, porque actualmente estaba en 2.100 euros. ¿El truco? Inventarse su propio salario mínimo interprofesional para no utilizar como referencia el del Gobierno.

Para toda España el SMI está en 707,60 euros, según la cuantía fijada por el Ministerio de Empleo en 2017. Ellos hablan por contra de un "salario mínimo interprofesional justo" de 1.000 euros. Lo que multiplicado por tres eleva su nómina a 3.000 euros por arte de magia.

El promotor de esta iniciativa ha sido el portavoz de En Marea en el Parlamento de Galicia, Luis Villares, que llevaba tiempo batallando para que el partido le dejara percibir algún tipo de "compensación" -así lo llamó él- por el dinero que dejó de percibir al tener que renunciar a su anterior salario de juez.

Es más. Si por Villares hubiera sido además de subir los sueldos habría incorporado al régimen económico de En Marea una norma para compensar el "lucro cesante" de quienes, como él, han perdido dinero por entrar en política. Pero los críticos se le echaron encima. 

El cónclave de En Marea ha sido más que tenso y ha evidenciado el enfrentamiento entre el sector oficialista de Villares y los críticos. De hecho los alcaldes de Santiago y La Coruña, Martiño Noriega y Xulio Ferreiro, ni siquiera han estado.

Vídeos relacionados

Noticias relacionadas

Comenta esta noticia