20 de agosto de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Cifuentes encuentra dos nuevos pufos en los cajones y acude rápida a la Fiscalía

Cifuentes habla a un auditorio lleno.

Cifuentes habla a un auditorio lleno.

La presidenta madrileña está decidida a hacer de la lucha contra la corrupción su gran bandera. "Eres la semilla de futuro para Madrid", le ha dicho Rajoy en un desayuno junto a todo el PP.

Llegado el ecuador de su mandato, Cristina Cifuentes pasó este lunes revista a su gestión en un desayuno en el que estuvo el todo PP, empezando por Mariano Rajoy, encargado de presentar su conferencia.

El presidente del Gobierno definió a su lideresa madrileña como "la semilla de futuro para Madrid", aunque Cifuentes es, además, presente. Con ella al frente, la Comunidad de Madrid ha reducido la presión fiscal a los madrileños hasta convertirla en la menor del país, con el IRPF más bajo y el impuesto de sucesiones y donaciones bonificado al 99%.

Además de haber puesto en marcha medidas en materia de transporte, sanidad, educación y empleo, como recordó. La presidenta, de hecho, presumió de que en estos dos años están en marcha o en proyecto de estarlo 277 de las 300 medidas contenidas en su programa electoral.

Y ello con la complicación de liderar un Gobierno en minoría sujeto al marcaje de Ciudadanos. De hecho las relaciones entre el PP y los de Ignacio Aguado no atraviesan por su mejor momento. Un partido con el que, en palabras de Cifuentes, es difícil entenderse porque "en el día a día se siente cercano a la izquierda". 

Pero sobre todo la presidenta madrileña está embridando la corrupción. Fue su Gobierno el que llevó a la Fiscalía los agujeros negros del Canal de Isabel II y este lunes anunció que también su Gobierno ha puesto en conocimiento del ministerio fiscal posibles irregularidades puntuales en recientes actividades formativas contratadas con la Cámara de Comercio de Madrid.

Como también la compra de 10 millones de euros en participaciones preferentes de Caja Madrid por parte del Consorcio Urbanístico Móstoles Sur en 2009. "Algunos han tratado y tratan de meternos a todos en el mismo saco: a los que se corrompían, y a los que denunciamos y evitamos la corrupción, pero es obvio que somos cosas muy distintas y estamos también en lugares diferentes", señaló.

"En mi Gobierno no ha habido ni un solo caso de corrupción por mucho que algunos semana tras semana, pleno tras pleno o telediario tras telediario intenten salpicarnos o embarrar el terreno de juego", destacó Cifuentes, quien puso en valor el "estricto" Código Ético del PP de Madrid y las medidas contra la corrupción y a favor de la regeneración democrática como el Portal de la Transparencia o el Plan de Regeneración Democrática.

Escuchaban entre el nutrido público los presidentes del Congreso y el Senado, Ana Pastor y Pío García-Escudero; y, por parte de la cúpula del PP, María Dolores de Cospedal, Fernando Martínez-Maillo y los vicesecretarios Javier Maroto, Pablo Casado y Andrea Levy

Así como su Gobierno regional al completo, encabezado por Ángel Garrido y Jaime González Taboada

Ante todos ellos se quejó la presidenta madrileña de las mociones de censura que han sufrido recientemente tanto ella como Rajoy, pura "instrumentalización de las instituciones".

Como también de las comisiones de investigación que "no pretenden la búsqueda de la verdad, sino el linchamiento verbal del adversario". "A ser posible en vivo, en directo, y en horario de máxima audiencia llegando incluso a forzar comparecencias ante esas comisiones de quienes han sido denunciantes de casos de corrupción tratándoles como si en realidad fueran ellos los denunciados. Esto ha ocurrido. Esto está ocurriendo, lo que se viene a definir como la puesta en marcha de la 'máquina de picar carne'".

Pero ya advirtió Cifuentes a la oposición de que necesitarán más que eso para doblegarla.

Comenta esta noticia