23 de mayo de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MartÍN BEAUMONT

El decano de los notarios andaluces denigra con crueldad a los hipotecados

Protesta ciudadana contra las cláusulas suelo.

Protesta ciudadana contra las cláusulas suelo.

José Luis Lledó ha salido al paso de las críticas a su gremio que, paradójicamente, será uno de los grandes beneficiados por la vía extrajudicial para reclamar las cláusulas suelo.

La sentencia del Tribunal de la UE contra las cláusulas suelo ha provocado un tsunami judicial al que el Gobierno intentó poner el viernes un dique de contención al aprobar un decreto -pactado con el PSOE- para que los afectados reclamen al banco el dinero por vía extrajudicial. 

Y, en medio, los notarios. Se da la paradoja de que esa vía tendrá también unos costes notariales. Así que el mismo gremio que está en la picota por no haber informado a millones de hipotecados sobre las cláusulas suelo será uno de los grandes beneficiarios del mecanismo.

En los últimos días pocos notarios se han atrevido a hablar públicamente de su papel como intermediarios entre bancos y clientes y de la dejación de funciones de la que se les acusa. Pero sí lo ha hecho el decano del Colegio Notarial de Andalucía, José Luis Lledó.

En una entrevista en el diario Málaga Hoy, Lledó se lava y lava las manos de los notarios y culpa a los hipotecados de su dejadez y desinterés por conocer la letra pequeña del contrato que estaban firmando con el banco; sin mencionar siquiera de pasada que la terminología empleada en este tipo de documentos es indescifrable para la mayoría.   

Lledó defiende que si el notario "lee la escritura, advierte de que hay una cláusula suelo y voluntariamente se firma" no hay ninguna irregularidad, el problema está en la información que ha recibido, pero no del notario. "Lo que el cliente es imposible que supiera, ni los más importantes economistas, es que el Euribor iba a bajar tanto, porque cuando el Euribor estaba a un 7%, un suelo del 3 a cualquier avezado le parecía un buen blindaje, pero las cosas cambian y la economía no es infalible".

Según él la ley establece "tres días hábiles para que el cliente venga a la notaría, examine el proyecto de escritura y se asesore", pero casi nadie lo hace. "Lo he visto dos veces en mi vida, y he firmado varios miles de escrituras, y sólo han venido dos personas a retirar el proyecto de escritura para leérselo y ese proyecto es importantísimo", añade.

"Nos brindamos a que vengan y a informarles, porque el carácter objetivo del notario, de defensa del consumidor e intermediación con el banco tiene que ser según el Tribunal Supremo, simultáneo a la escritura; tiene que haber un asesoramiento previo, y eso estamos dispuestos a asumirlo si el Gobierno nos lo da", continúa despejando el balón hacia La Moncloa.

"Los notarios no hemos cometido ninguna irregularidad al otorgar escrituras con cláusulas suelo", sentencia.

Vídeos relacionados

Comenta esta noticia





";