25 de julio de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MartÍN BEAUMONT

AutoGas, el combustible del presente con mucho futuro

  • img

  • img

  • img

  • img

El mercado de vehículos tiende, cada vez más, hacia la sostenibilidad. Los coches eléctricos han irrumpido con fuerza, pero el presente y el futuro pertenece en gran medida al AutoGas (GLP).

En la actualidad, se habla constantemente de nuevos métodos de transporte que permitan un desarrollo sostenible del planeta. Ya empiezan a implementarse modelos de vehículo compartido, coche eléctrico y un sinfín de alternativas, pero la realidad es que el presente y el futuro tendrán mucha relación con el AutoGas o GLP (Gas Licuado de Petróleo).

De hecho, en la actualidad ya es una opción que se ha ido consolidando con mucha fuerza. Es el carburante alternativo más usado de todo el mundo y no ha dejado de crecer durante los últimos 10 años, con un crecimiento que supera el 50% en la última década. Algunas empresas ya se han sumado a una iniciativa que apunta a dominar el mercado en el futuro.

Es interesante porque mantiene un modelo con motor de combustión, en un vehículo propio y que conserva todas las comodidades a las que estamos acostumbrados, pero siendo más limpio y económico que la gasolina o el diésel. Además, en España ya hay 370 puntos de abastecimiento. Algunos organismos oficiales como la Guardia Civil ya se han sumado al AutoGas.

De hecho, ya existen más de 26 millones de vehículos que cuentan con este carburante, siendo ya el tercero tras la gasolina y el diésel. Distintos fabricantes ya lo ofrecen entre su catálogo. Citroën lanzó el C3 versión GLP, Seat se sumó con el León TGIFiat hizo lo propio con el Tipo y SsangYong también con el Tivoli .Incluso los vehículos que funcionan con gasolina se pueden adaptar.

En cifras, los vehículos que funcionan con AutoGas han ahorrado anualmente 3,5 millones de toneladas de CO2. En cuanto al valor económico, ahorra un 40% respecto a los combustibles tradicionales, ya que cuesta aproximadamente la mitad. También cuenta con menores impuestos de tracción mecánica, tarifas de estacionamiento, así como accesos a zonas de carga/descarga y peajes.

Por parte de la seguridad, no es tóxico ni corrosivo, ni deja residuos.

Vídeos relacionados

Comenta esta noticia