30 de abril de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MartÍN BEAUMONT
  • Isabel de Dios

    La mano de Dios

    Lo del 4-4-2 o el 5-3-2 está bien, pero hay vida más allá de los 90 minutos y cuando las estrellas deportivas se quitan los calzones y las medias empieza de verdad la diversión para Isabel de Dios. El fútbol es algo demasiado importante como para tomárselo en serio...

Esta vez los rumores eran ciertos: se confirman las peores sospechas de Shakira

Dicen que cuando el río suena, agua lleva y, una vez más, en el caso de la cantante colombiana ha resultado ser cierto. Sólo un milagro parece poder evitar la tormenta en el templo blaugrana

Dicen los más refraneros (y los peor pensados también) que cuando el río suena, agua lleva. Pero no siempre los rumores terminan siendo ciertos. En este caso, no obstante, parece que las especulaciones tenían una base más que sólida y se han terminado confirmando las peores sospechas sobre la pésima relación que hay entre algunas Wags dentro del vestuario del Barcelona.

Entre que lo de Shakira y los rumores ya es de cachondeo (no hay rumor que ella niegue que luego no acabe siendo cierto) y que Antonella Rocuzzo tiene un sentido del honor y de la amistad que ríete tú de Íñigo Montoya el lío estaba servido y se ha plasmado en escándalo cuoredeportivo. Vamos, que las dos musas del club culé se llevan tan mal, pero tan mal, que la colombiana no estará en la boda de Leo Messi. Según devela Cuore, la madre de los hijos de Gerard Piqué ha declinado la invitación al enlace de Messi y Antonella alegando el clásico entre los clásicos: incompatibilidad de agendas.

Se llevaba semanas y meses especulando con que no se soportan y las imágenes de ambas cada una en una esquina de los palcos del Camp Nou no hacían mucho por suavizar la situación. Se decía que el origen de esta tirria partía de que Antonella, que es muy amiga de sus amigas, nunca le perdonó a Shakira que se liara con Piqué cuando el central blaugrana estaba saliendo con su anterior novia: Nuria Tomás que, para más inri, se llevaba a las mil maravillas con la Rocuzzo y era entonces su mejor best friend.

Se preguntarán ustedes (y yo también me lo pregunto) ¿por qué no se enfadó Antonella con Piqué en vez de con Shakira? Un clásico del debate sobre los micromachismos que invaden nuestra sociedad que no creo que vayamos a resolver nosotros ahora en un blog de cachondeo futbolístico pero que ahí está y que llevó a la argentina a negarle incluso el saludo en actos públicos a la colombiana.

El caso es que la argentina se la pilló de pan rallado, que dicen en mi pueblo, y desde entonces la cosa no ha hecho más que empeorar. Conclusión: si un milagro no lo remedia Shakira se perderá uno de los acontecimientos cuoredeportivos del siglo y nosotros el morbo de ver el duelo de titanas de ambas en un día tan señalado. Mi gozo en un pozo.

Vídeos relacionados

Noticias relacionadas

Comenta esta noticia



";