25 de septiembre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Aparece una grabación de Forcadell que muestra su odio a España, el PP y C's

Forcadell durante la sesión de este miércoles.

Forcadell durante la sesión de este miércoles.

Con su actuación, la presidenta del Parlament de Cataluña, contra la que la Fiscalía ya se ha querellado, está protagonizando las horas más tristes de la democracia española desde 1981.

En la red no pocos la comparan con Antonio Tejero, pero sin uniforme militar. Carme Forcadell, contra quien la Fiscalía se ha querellado ya, se ha convertido en la gran protagonista del mayor golpe a la democracia desde que los militares entraron en el Congreso aquel infausto 23 de febrero.

Ocupa un cargo institucional al que se le presupone y exige neutralidad, pero la presidenta del Parlament ha dado muestra en las últimas horas de todo lo contrario.

Forcadell ha presionado a los letrados del Parlament, empezando por el secretario general de la Cámara y el letrado mayor; ha retorcido el reglamento a su antojo para favorecer a los independentistas; y ha cercenado la voz de la oposición, especialmente la de Ciudadanos y el Partido Popular

Forcadell ha vuelto a ser la Forcadell que presidía la ANC, pero ahora con cargo institucional y coche oficial

En definitiva, la segunda autoridad de Cataluña ha vuelto a ser la Carme Forcadell de sus tiempos de activismo al frente de la Asamblea Nacional de Cataluña, cuando no tenía que molestarse en disimular su odio hacia España, el PP y C's.

De aquella época es esta intervención suya en mayo de 2013 que en apenas 40 segundos resume qué ha movido y sigue moviendo a la ahora presidenta del Parlament. 

"Tenemos que tener muy claro quién es nuestro adversario. Nuestro adversario no es Convergencia, ni es Unió Democràtica (entonces ambas existían), ni es ERC, ni es Iniciativa, ni es la CUP ni son los socialistas. Nuestro adversario es el Estado español. Debemos tenerlo muy claro, debemos tenerlo muy claro. Y los partidos españoles que hay en Cataluña, como Ciudadanos y el Partido Popular, que no debería llamarse Partido Popular de Cataluña sino Partido Popular en Cataluña.

Hoy Carme Forcadell sigue siendo la misma, aunque con un cargo institucional y coche oficial.

Comenta esta noticia