26 de marzo de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MartÍN BEAUMONT
  • Andrés Moraleda

    El fútbol es asín

    Plumilla, locutor y actor. Coordinador editorial de FANATIC.Fútbol. Me has escuchado en Onda Cero y en alguna que otra sala de cine. Escribo sobre gente que da pataditas a un balón. 50% pasión-50% razón, pero siempre con pasión.

Como dijo el Cholo... “no consuman”

¿Por qué enfrentarse en absurdas batallitas de 'cholistas' contra 'torristas', de “a quién quieres más”? A veces, somos peores que la central lechera...

Primero, los hechos. En el ecuador de la segunda parte del Atlético de Madrid-Bayer Leverkusen, cuando los alemanes ya habían hincado la rodilla, el público del Vicente Calderón se animó a pedir un cambio. "Cholo sácalo, Cholo sácalo", jaleaban. ¿A quién? Bueno, aquí hay diversidad de versiones, pero los protagonistas de este episodio, sí, los que empezaron el cántico, afirman que a quien querían sacar del banquillo era a Alessio Cerci. Querían al hombre tranquilo, callado, que entrena sin posibilidad alguna de jugar, al italiano con menos sangre a este lado del Manzanares. ¿Por qué? Pues porque el partido ya no se jugaba en el campo y en la grada lo estaban disputando con cierto cachondeo. Fue una burla, una broma, habrá quién haya esbozado una sonrisa y habrá quien piense que es una ofensa a un tipo que no pasa por el mejor momento de su carrera futbolística. Las opiniones, que son como los culos, no vienen al caso. Sí que viene al caso que hubiese quien, escuchando ese "Cholo sácalo" se uniera al cántico mirando a Fernando Torres. Esta es la segunda versión. Yo, sentado en el sofá pensé en el Niño cuando oí al Calderón. Las percepciones de cada uno, que también son como los culos, tampoco son el quid de la cuestión.

Bueno, pues ahí debería haber quedado la cosa. El Vicente Calderón pidió al Cholo que lo sacase, el Cholo no lo sacó (a quien fuese) y ya está. Fin de la historia. Pues no. Debe ser que la anécdota no generaba suficiente click. De buenas a primeras, la máquina conspiranoica montó una trama digna de un filme de Oliver Stone. Véase: "El Vicente Calderón pidió al Cholo Simeone que sacase a Fernando Torres, Simeone, que es un ser frío como el hielo, no quiso brindarle ese homenaje al 9 y le tuvo 45 minutos calentando para no sacarle. ¿Por qué? No se... habrá que inventarse algo... Simeone no se la tiene tomada al de Fuenlabrada. Ala, además me va al pelo con eso que dijimos de que cuando Torres perdió el conocimiento en Riazor, el técnico se puso a dar instrucciones porque no le importaba la vida de su jugador". Esto que acabo de hacer es una ficción, una conjetura. Pues esto que hago yo en una 'columna' de opinión, algunos lo hacen con envoltorio de información. Como dijo el Cholo, "no consuman".

¿Dónde está la información? Se llegó a afirmar que el público pedía a Torres. ¿Acaso los periodistas tenemos superpoderes y podemos leer las mentes y las intenciones? Si es así, por favor, decidme en qué asignatura se enseña eso que ese día debía estar en la cafetería echando un 'mús'. Bueno, el caso, que me voy por las ramas. No consuman. No, porque ya tenemos bastante con la central lechera y con 'los valors del Barcelona' como para tirarnos piedras en nuestro propio tejado. El Atleti está en cuartos por cuarto año consecutivo. Oblak es un portero de cojones. Diego Pablo Simeone sigue aquí y es el que nos ha llevado hasta donde estamos. Fernando Torres volvió para ayudar al equipo y lo está haciendo, con mejor o peor fortuna pero lo está haciendo. Igual que el Cholo. Ambos se equivocan, no son dioses. Cuando se vayan, el Atlético seguirá existiendo. 'Cholistas', 'torristas', 'kokistas' (si es que esto existe, pero ya puestos a conjeturar)... Qué más da. Al final todos somos colchoneros. Podemos discutir sobre el juego del equipo, sobre si no hacer el tercer cambio influyó en el resultado, sobre la derogación del decreto de la estiba o sobre lo insulsa que está siendo esta última temporada de "The Walking Dead". Pero enfrentarnos en absurdas batallitas de a quién quieres más, de "o con el Cholo o contra él"... ¿para qué?

Hace falta llenar portadas (interiores, la primera plana es para otros), hacen falta clicks... No consuman. No es un imperativo. Oye, que de algo tenemos que comer los que nos dedicamos a juntar letras. Pero entiendo perfectamente a qué se refería Simeone cuando pronunció esa frase. El fútbol es lo que pasa en el campo, los 90 minutos, la rueda de prensa... pero lo que pasa por la mente de los jugadores no se puede cubrir. No hay puesto de comentarista en las charlas entre el entrenador y su ayudante, ni hay rueda de prensa en las charlas de vestuario, y las filtraciones siempre van con intereses, que también son como los culos, todos tenemos uno. 

Vídeos relacionados

Noticias relacionadas

Comenta esta noticia



";