28 de junio de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MartÍN BEAUMONT

Audi vende más pero gana menos

A pesar de la creciente competencia en el sector premium, Audi ha conseguido entregar un 4% más de vehículos que en el primer cuartil de 2015. La facturación sin embargo retrocede un 1%.

Audi ha aumentado las ventas en un cuatro por ciento en este primer trimestre del año, consiguiendo despachar un total de 455.754 vehículos. A pesar de llo la facturación disminuyó un uno por ciento con respecto al mismo trimestre del año anterior (14.511 millones de euros contra 14.651 del pasado año), los resultados son sin embargo considerados “excelentes” por la compañía.

El beneficio operativo de 1.202 millones de euros, frente al de 2015, que sumaba 1.422 millones, tiene sus causas en el “dieselgate” y en los airbags Takata, considerados algunos de ellos como potencialmente defectuosos. Por ello, Audi ha calculado un gasto de 100 millones de euros durante este trimestre para una posible revisión de algunos modelos en EEUU. Sin contar estas partidas Audi alcanza un beneficio operativo de 1.302 millones de euros y un retorno sobre las ventas de un 9%; dato que tampoco supera el retorno del mismo cuartil de 2015, que fue de un 9,7%.

Con todo ello, el beneficio sin contar impuestos asciende a 959 millones de euros y el retorno al 6,6%, con un motivo principal de variación situado en efectos relacionados con el tipo de cambio. Según un miembro del Consejo de Dirección de Finanzas e IT de Audi AC, Axel Strotbek, a pesar de los movimientos del tipo de cambio y de las partidas especiales, el beneficio operativo también refleja su elevado nivel de inversiones. “No obstante, nuestro retorno operativo sobre las ventas se mantiene dentro de nuestro objetivo estratégico de entre el ocho y el 10 por ciento”, declara.

Audi focalizará el desarrollo de su futuro en algunos nuevos modelos como el Audi Q2, completamente nuevo y player del sector de moda, el de los B-SUV, o en la expansión hacia nuevos mercados donde comercializarán los ya exitosos A4 Allroad y Q7. Además, están abriendo una nueva factoría en México, uno de los focos principales de ventas de Latinoamérica. Por ello, se prevén inversiones superiores a los 3.000 millones de euros en 2016, en el que también se espera un aumento moderado de las matriculaciones y facturación; aunque esto está sujeto a condiciones económicas y tipo de cambio.

El grupo VAG y Audi pretenderá continuar con un retorno operativo situado entre el ocho y diez por ciento. “Nos aseguraremos de conseguir nuestros objetivos de rentabilidad a través de una gestión coherente de los costes. Esto nos proporcionará el escenario financiero necesario para seguir con nuestro camino de inversiones e innovación”, en palabras de Strobek.

El cambio tecnológico que está experimentando la industria del automóvil será también otro factor a tener en cuenta por el grupo, pero también cuentan con ello: en 2018, la marca lanzará al mercado su primer vehículo eléctrico de producción en serie.

Vídeos relacionados

Comenta esta noticia



";