17 de agosto de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Bruselas aprueba el presupuesto de España con reparos, pero Rajoy es optimista

El beneplácito de la Comisión Europea a nuestro plan presupuestario es un buen empujón para nuestra economía, que este año recuperará los niveles de PIB previos a la crisis. Hay que seguir.

La Comisión Europea piensa que el plan presupuestario enviado a principios de diciembre por el Gobierno español cumple "en líneas generales" con los objetivos, a pesar de que estima que el déficit público de este año será del 3,3%, dos décimas por encima del compromiso adquirido. Por tanto, en su opinión sobre el plan presupuestario, aprobada por el colegio de comisarios este martes, Bruselas apunta que el Gobierno de Mariano Rajoy “debe estar preparado” para adoptar medidas adicionales si fuera necesario para cumplir con la meta de 2017.

Bruselas canceló en julio del pasado año la multa a España por haber incumplido el objetivo de déficit y otorgó dos años más, hasta 2018, para reducir el desfase por debajo del 3%. La nueva senda fiscal estableció unos objetivos del 4,6% en 2016, del 3,1% en 2017 y del 2,2% en 2018. A cambio, exigió un ajuste estructural del 0,5% en 2017 y otro tanto en 2018, que equivalen a un ajuste de más de 10.000 millones.

España envió en octubre, entonces con un Ejecutivo en funciones, un borrador presupuestario que prorrogaba los presupuestos de 2016. Ya en diciembre, el nuevo Gobierno de Mariano Rajoy envió una actualización que incluye medidas para cumplir con el objetivo de déficit de este año. Entre estas medidas están la modificación del impuesto de sociedades y el incremento de los llamados impuestos especiales, y acciones para combatir el fraude, que supondrán, según las cuentas del Gobierno, una recaudación adicional de 7.500 millones de euros.

Rajoy optimista con la economía

El presidente del Gobierno cree que en la primera mitad de 2017 se puede haber recuperado todo el PIB destruido por la crisis, que fue el 10%, y apunta que se crearán unos 400.000 puestos de trabajo, lo que llevará la tasa de paro al 17,6%. Advierte a las comunidades autónomas de que la recaudación sigue estando 20.000 millones por debajo del año 2007.

El jefe del Ejecutivo ha dibujado este escenario en su intervención inicial a puerta cerrada en la VI Conferencia de Presidentes que se celebra en el Senado con todos los presidentes autonómicos y los de las ciudades de Ceuta y Melilla, salvo el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el lehendakari, Iñigo Urkullu

En cuanto a los retos, el presidente del Gobierno ha citado en primer lugar la gestión del ‘Brexit’, que afecta tanto a Europa como a España. Según ha recalcado, el impacto del ‘Brexit’ en la economía española es un reto al que hay que hacer frente. Entre otros retos y riesgos ha situado el incremento del precio del petróleo y su impacto en la inflación; las tendencias proteccionistas porque España es un país exportador; y la posible subida de los tipos de interés.

Comenta esta noticia