24 de julio de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MartÍN BEAUMONT

Llega la “trinchera”: Sánchez e Iglesias oficializan su alianza contra Rajoy

Sánchez e Iglesias, en el encuentro de sus grupos de trabajo en el Congreso.

Sánchez e Iglesias, en el encuentro de sus grupos de trabajo en el Congreso.

PSOE y Podemos acuerdan la creación de una mesa de colaboración parlamentaria para tratar de imponer una agenda social alternativa. Pero discrepan en la solución para el problema catalán.

Durante casi dos horas y media, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, por primera vez rodeados de sus respectivos equipos, pusieron este lunes las bases para una estrategia parlamentaria común y permanente con un objetivo declarado: boicotear la acción del gobierno en el Congreso e impulsar una "agenda social" paralela.

Y junto a esta agenda -pensiones, salario mínimo, plan de rescate juvenil y negociación colectiva-, la posible reforma federal de la Constitución, que defiende el nuevo PSOE, y la situación en Cataluña centraron la primera cita entre socialistas y morados.

Ambas delegaciones acordaron crear una "mesa de colaboración parlamentaria" para el "proceso de construcción de un gobierno alternativo". "Nos ha servido para normalizar nuestras relaciones", insistió la portavoz de Podemos, Irene Montero, en su comparecencia posterior ante los periodistas. "El señor Rajoy está un poquito más cerca de salir del Gobierno", apostilló. 

En la misma línea se expresó la portavoz del PSOE, Margarita Robles, que defendió como la gran prioridad de su grupo la citada agenda social y calificó de positivo el encuentro con los dirigentes de Podemos. "En esa agenda social tenemos que trabajar conjuntamente en el marco parlamentario", defendió.

Sobre Cataluña, PSOE y Podemos coinciden en reclamar "diálogo". En este sentido, Sánchez invitó a Iglesias a aportar sus ideas en la subcomisión parlamentaria que pretende estudiar la reforma de la Carta Magna. Sin embargo, a Podemos esa solución no le parece suficiente.

La cita de este lunes, justo en el cierre del actual periodo de sesiones, se produjo casi tres semanas después de que los dos secretarios generales se reunieran por primera vez en más de un año y acordaran trabajar conjuntamente a través de esos equipos para "revertir" las políticas del PP.

Amplias delegaciones

La delegación de Unidos Podemos estuvo integrada por la portavoz del grupo, Irene Montero; el líder de IU, Alberto Garzón; los representantes de las confluencias, Xavier Domènech (En Comú Podem) y Yolanda Díaz (En Marea); y los dirigentes de Podemos Pablo Echenique, Rafael Mayoral, Nacho Álvarez, Gloria Elizo y Noelia Vera.

El equipo del PSOE, que llegó pocos minutos después, estuvo compuesto por su portavoz parlamentaria, Margarita Robles; la vicesecretaria general del partido, Adriana Lastra; el portavoz económico, Pedro Saura; la diputada por Zaragoza y secretaria de Política Municipal, Susana Sumelzo; la coordinadora del PSC en el Congreso, Meritxell Batet; el secretario de Economía y Empleo, Manuel Escudero, y el secretario general del Grupo Socialista, Rafael Simancas.

Vídeos relacionados

Noticias relacionadas

Comenta esta noticia