Las carreteras recibirán 5.000 millones para su mejora

El presidente del Gobierno presentará mañana el plan de inversión en carreteras con colaboración privada que el Ministerio de Fomento anunció en abril. Busca reactivar la obra pública.

El plan que mañana llevará Mariano Rajoy al Consejo de Ministros abarcará obras de construcción de infraestructuras viarias que supondrán una inversión total de unos 5.000 millones de euros. El objetivo es recabar inversión de las empresas constructoras para acometer estas obras de carreteras ante la restricción de inversión pública en este tipo de proyectos que impone el objetivo de déficit.

No obstante, el plan será sólo el primer eslabón de un programa de inversión en colaboración con la iniciativa privada más ambicioso, que abarcará un programa para ejecutar obras ferroviarias de Alta Velocidad y otro más para acometer infraestructuras de agua, que se presentarán más adelante. Entre los proyectos ferroviarios que se sopesan acometer con capital privado figuran algunas obras del Corredor Mediterráneo y de la ‘Y’ vasca, o del AVE a Murcia.

Por el momento, el jefe del Ejecutivo lanza este viernes el Plan de Inversión en Carreteras (PIC), que el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ya anunció el pasado mes de abril, al presentar el Presupuesto de su Departamento para 2017.

De la Serna avanzó entonces su disposición a trabajar con el sector de la construcción con el fin de que adelante inversión para acometer obras de carreteras, dado que es la partida de inversión de su Ministerio que resultó más afectada por los ajustes.

“Estamos trabajando con las asociaciones de constructoras para encontrar instrumentos de financiación y colaboración entre la inversión pública y la privada con el fin de lograr un desahogo en la inversión en infraestructuras”, desveló el ministro el pasado 4 de abril. “El Presupuesto de Fomento de 2017 cuenta con partidas para acometer las obras de AVE en marcha, pero las de carreteras están marcadas por el ajuste del Presupuesto”, explicó.

Al recurrir a la inversión de las constructoras, Fomento persigue un doble objetivo. Por un lado, busca recursos para acometer nuevas obras de autovías y, por otro, liberar fondos públicos para atender a las cada vez mayores necesidades de inversión en mantenimiento que presenta la red viaria.

 

No supondrá pago de peaje

La pasada semana, De la Serna desveló que el plan estaba ya listo para presentarse “pronto” y adelantó que, pese a contar con capital privado, “no implicará el pago por el uso de la vía por los conductores”.

Con el plan de carreteras que Rajoy presentará finalmente el viernes y los próximos programas de inversión en otras infraestructuras, el Ejecutivo pretende reactivar la obra pública, actualmente mínimos históricos, sin comprometer el cumplimiento del objetivo de déficit.

La licitación de obra pública por parte de todas las administraciones marcó en 2016 uno de sus volúmenes más bajos de la historia reciente, de unos 9.323,63 millones de euros. Además, está siendo sustentada por obras promovidas por comunidades autónomas y ayuntamientos, ante el desplome que presenta las correspondientes a Fomento, principal órgano inversor de la Administración central.

En los cinco primeros meses de este año, este Ministerior sacó a concurso obras por 424,13 millones de euros, importe que arroja un desplome del 73% (un ‘recorte’ de 1.183 millones) frente al año anterior, lastrado por el descenso de obras del AVE (-44,3%) y la nula obra de carreteras. En este periodo no licitó ni un sólo contrato de infraestructuras viarias.

Además, el Gobierno lanza su plan de inversión con capital privado mientras ultima el ‘rescate’ y posterior relicitación de las nueve autopistas de peaje que quebraron durante la crisis, a finales de 2012.

Comenta esta noticia