26 de julio de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MartÍN BEAUMONT

BMW M5 2018, llega la tracción integral

  • img

  • img

  • img

La sexta generación de la berlina más icónica de la firma bávara llega con más potencia que nunca y estrena una transmisión a las 4 ruedas que tendrá 5 modos de funcionamiento.

El nuevo BMW M5 va a suponer un punto y aparte en el segmento de las súper berlinas. Dispondrá de un sistema de tracción total MxDrive que marcará buena parte de su identidad, siguiendo así la estela de Audi con los modelos RS, que siempre se han valido de la tracción Quattro, y de Mercedes-Benz con los AMG, aunque la marca de la estrella ha mantenido ciertas versiones con tracción trasera. BMW se desmarca al adoptar un sistema de tracción con hasta cinco opciones diferentes de funcionamiento.

El BMW M5 2018 será así capaz de adaptarse a cualquier circunstancia de conducción gracias a sus tres posibilidades de tracción (4WD, 4WD Sport y 2WD) y los tres modos de funcionamiento del control de estabilidad: ON, OFF y MDynamic. Este último ajuste del control de estabilidad permite el derrapaje controlado y garantiza mucha diversión. Si desconectamos el DSC hay otros tres programas a nuestra disposición: 4WD, 4WD Sport y 2WD que van paulatinamente aumentado el reparto del par hacia el tren posterior para llegar a la última configuración de propulsión trasera pura y consiguiendo devolver a esta berlina su lado más salvaje.

Mecánicamente su motor V8 tendrá mucha más potencia (se habla de 626CV) y par gracias a modificaciones como un nuevo turbo y mayor presión de inyección. Eso conseguirá una velocidad máxima de hasta 320km/h, con una aceleración notablemente superior por debajo de los cuatro segundos para el 0-100 km/h. Esto se consigue gracias a la tracción total y al nuevo cambio automático Steptronic de 8 velocidades, pero también a la mayor ligereza del conjunto pese a la incorporación de los componentes de la tracción total. En el interior se anuncia un nuevo cuadro con velocímetro digital, un Head Up Display más grande y un nuevo selector de marchas.

M550d, una alternativa racional

A pesar de que el diésel cuenta cada vez con menos seguidores, a la altura de la superberlina con el apellido M BMW nos plantea una opción movida por gasóleo. Con un seis cilindros de 4 turbos, iguala en rendimiento al actual M5. El antiguo M550d xDrive marcó un hito con sus 6 cilindros triturbo de 381CV y 740Nm, un bloque que nosotros hemos probado en el X5 y ya nos dejó boquiabiertos por su fuerza, pero esta nueva generación añade un cuarto turbo para llegar a la cota de 400CV y 760Nm de par, con lo que se convierte en el 6 cilindros diésel más potente de la industria del automóvil.

Combinado con la transmisión integral xDrive y la caja automática de 8 marchas, el BMW M550d 2017 ofrece unas prestaciones estratosféricas. Gracias a su tracción Xdrive, la misma que llevará el nuevo M5, esta berlina pasa de 0 a 100 km/hora en sólo 4,4 segundos, el mismo registro del actual M5 standard. Dinámicamente el chasis sorprende con cuatro ruedas directrices que le harán tremendamente ágil, junto con la transmisión integral, la frenada reforzada, y las llantas específicas de 19 pulgadas tenemos un conjunto espectacular.

Vídeos relacionados

Comenta esta noticia