21 de agosto de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MartÍN BEAUMONT     ADJUNTO AL DIRECTOR SAÚL ORTIZ

Salen a la luz todos los detalles de la "escapada" de Juan Carlos y Marta Gayá

El Emérito, de nuevo en el disparadero de los medios por sus relaciones personales.

El Emérito, de nuevo en el disparadero de los medios por sus relaciones personales.

Juan Carlos I la ha vuelto "a liar". Su ausencia en Mallorca ya desató numerosas críticas. Pero sus nuevas andanzas amorosas han colmado la paciencia de Doña Sofía.

Todos los detalles de la última escapada del Rey Emérito y la galerista mallorquina, Marta Gayá, ya están a la luz para cabreo general del Palacio de La Zarzuela. Y es que, a principios de agosto, cuando la Familia Real casi al completo se reunió en Marivent con la Reina Sofía y la atención mediática estaba puesta en Don Felipe navegando con sus sobrinos Urdangarin, Marta Gayá Hernández volaba muy lejos de Palma, la ciudad donde reside.

Lo cuenta este sábado en La Otra Crónica la periodista y experta en la Casa Real, Consuelo Font. Font cuenta que las intenciones de Gayá eran permanecer unos diez días en un destino secreto, fuera de Europa. "Especialmente este año, que esta dama de la sociedad mallorquina todavía está en boca de todos por esa grabación del CNI, filtrada en marzo, donde Don Juan Carlos aseguraba en el año 1990, refiriéndose a Marta Gayá: "Nunca he sido tan feliz".

Fue en el mes de julio y en Irlanda, donde se captó una de las imágenes más perseguidas de los últimos 30 años: la del Emérito con Marta Gayá, una relación sobre la que han corrido ríos de tinta, pero de la que no existía testimonio gráfico. Hasta esta semana, en que ha salido a la luz un vídeo de ambos.

"Ambos asistieron esos días a la inauguración de la iglesia de San Juan Bautista, en Clonmellon, cuya restauración patrocinó el anfitrión Allen de Jesús Sanginés-Krause, a la que fueron invitados todos los vecinos, quienes entusiasmados por la inusual presencia de un rey, hicieron vídeos con sus móviles, que colgaron en las redes, en uno de los cuales aparecía Gayá junto al monarca", relata LOC.

Según un personaje cercano a la Familia Real: "Es muy extraño que Don Juan Carlos haya ido a un acto público acompañado, sabiendo además que la gente llevaba móviles y cámaras, aunque quizá en este momento ya le dé igual. No sólo porque es de dominio público que su matrimonio con Doña Sofía es un vínculo meramente institucional, sino porque seguramente está dolido por el trato que está recibiendo".

Y es que Don Juan Carlos no ha perdonado aún su comentada ausencia del solemne acto en el Congreso en el que se conmemoró el cuarenta aniversario de las primeras elecciones democráticas. Y, ya se sabe, la venganza es un plato que ...

Comenta esta noticia