20 de agosto de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MartÍN BEAUMONT     ADJUNTO AL DIRECTOR SAÚL ORTIZ
  • Saúl Ortiz

    El Coso Rosa

    Repaso con agilidad torera los embistes de diestro y siniestro sin que me tiemble el estoque, con el que me enfrento a los morlacos bravos y a los mansos. Me gustan las tardes de gloria, aunque a veces la vuelta al ruedo sea, más bien, una desvergüenza. Entraré siempre a matar aunque antes me deba persignar.

Los hijos de Palomo Linares enfrentados de nuevo: ahora por la herencia

Miguel y Sebastián están cada vez más separados

Miguel y Sebastián están cada vez más separados

La situación entre los hermanos parece haberse complicado en las últimas semanas. El motivo podría ser el reparto de algunos de los bienes del torero.

La situación se complica por momentos. La relación entre los hijos de Palomo Linares parece atravesar tiempos difíciles. Desde que el torero falleciera tras someterse a una operación a corazón abierto, las polémicas no han dejado de azotarles. No solo por las relacionadas con Concha Azuara, la última pareja de Palomo, sino también por el resultado patrimonial de más de cincuenta años de trabajo. La herencia, a priori inexistente, que podría arrojar en un testamento que ya ha supuesto la rotura de una armonía que parecía indestructible entre los hijos de Linares y Marina Danko. 

Sin embargo, fuentes solventes advierten a este periódico que el motivo de la crispación familiar guarda relación directa con los bienes que descansan en el interior de la finca El Palomar. Miguel y Sebastián estarían en total desacuerdo tras la tasación que a principios del mes de mayo se realizó del interior y exterior de la masía. Insisten en que ha habido discusiones sonadas con el mismo sabor amargo de antaño. Puede que sea el principio de un nuevo enfrentamiento, sobre todo porque ambos parecen decididos a llegar hasta el final. 

No es la primera vez que están enfrentados. Tras la abrupta separación de sus padres, Miguel se posicionó del lado de su padre y Sebastián cerró filas en torno a su madre. Marina Danko fue testigo de una batalla campal entre los hermanos que finalizó cuando descubrió irregularidades que le afectaban directamente. Pidió perdón. Cambió de postura y firmó la paz con su hermano y con su madre. Ahora, pasado el tiempo, parece que la experiencia se repite. 

Comenta esta noticia