28 de junio de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MartÍN BEAUMONT     ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE DIRECTOR ANTONIO M. BEAUMONT     ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE
28 de junio de 2017 | DIRECTOR ANTONIO M. BEAUMONT     ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

¡Consigue que tus hijos coman verduras sin problemas!

La hora de la comida puede convertirse en un infierno para muchas familias pues muchos niños se niegan a ingerir vegetales, ¿Cómo evitarlo? A continuación te damos algunos consejos.

 

Los pequeños de la casa deben tomarse al menos dos raciones diarias de verduras, si lo ves complicado, con estas ideas le abrirás el apetito a los ingredientes de color verde.

-Por imitación- Una de las formas más efectivas de conseguir que tus hijos coman verduras es comerlas tú. Los niños suelen hacer las cosas por imitación, esto quiere decir que si te ven comer verduras  de forma normal y frecuente, ellos también las comerán sin que les suponga ningún trauma.

-Comenzar cuanto antes- Desde que son pequeños es necesario poner en la mesa y ofrecerles verduras. En el momento que empiezan a comer sólidos, si el niño no ve verduras en la mesa, las rechazará.

-Perseverar- Las preferencias de los niños están influenciadas por las veces que los padres se las ofrecen, por lo tanto, es posible que tengas que ponérselas más de diez veces hasta que sean ellos los que se decidan a comérselas de forma voluntaria.

-Distracción- Otro truco efectivo es dar vegetales a los pequeños cuando están distraídos, por ejemplo, viendo la televisión. Lo habitual es que empiecen a comer sin darse cuenta de lo que están ingiriendo y se terminen el plato. De esta forma, la próxima vez no podrán decir que no les gusta.

-Naturalidad- Es fundamental que el niño no vea como un hecho extraordinario el haberse comido las verduras, es decir, que no se celebre o no se le felicite por algo que es lo normal.

-Fomentar la elección- Puedes darles a elegir entre dos verduras y con ello conseguirás que el niño sienta que su opinión cuenta. Además te dará una pista para saber qué verduras les gustan más e introducir recetas más agradables para ellos.

-Platos divertidos- Presentar el plato de una forma original conformando un dibujo o, incluso, pedir al niño que te ayude a colocarlo, hará que se anime a comerlo con más facilidad.

-Añadir verduras a comidas que le gusten- La constancia y una buena educación nos puede ayudar a que el paladar de los más pequeños se vaya educando y pequeños trucos como incorporar verduras a los macarrones pueden ayudarnos en la tarea.

-Comer por colores- Pide a tu hijo que te ayude a elaborar un menú en el que cada día coma alimentos del mismo color, por ejemplo, el lunes amarillo o el martes verde. Le resultará divertido y hará más fácil su relación con los vegetales.

Vídeos relacionados

Noticias relacionadas

Comenta esta noticia



";