27 de febrero de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MartÍN BEAUMONT

Una encuesta sobre Susana que no acaba de ver la luz levanta suspicacias

Susana Díaz preside una reunión del gobierno andaluz.

Susana Díaz preside una reunión del gobierno andaluz.

La Encuesta de Opinión Pública de Andalucía debía haberse hecho pública, como cada año, en verano. Las elecciones del 26-J la retrasaron y ahora un nuevo aplazamiento genera suspicacias.

El conocido como CIS andaluz de 2016 se conocerá por fin... en 2017. Un halo de misterio rodea la publicación de la principal encuesta que cada año elabora la Universidad de Granada, el Estudio General de Opinión Pública de Andalucía (EGOPA), un estudio de campo que tiene dos entregas, una en invierno y otra en verano.

Este prestigioso sondeo -que no solo incluye preguntas sobre la política andaluza ya que incorpora también la valoración de líderes nacionales- está elaborado por el Centro de Análisis y Documentación Política y Electoral de Andalucía (Cadpea) de la facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Granada. Lo dirige Carmen Ortega y lo elaboran los investigadores Ángel Cazorla y Juan Montabes

El doble retraso en la publicación del CIS andaluz ha generado cierta polémica y no pocas suspicacias en los partidos de la oposición a Susana Díaz, PP, Podemos e Izquierda Unida.

Lo cierto es que el EGOPA debía haberse publicado en junio pasado. Sin embargo, la incertidumbre política, el bloqueo institucional y la convocatoria de las elecciones del 26-J aconsejaron a sus responsables aplazar su elaboración y publicación al mes de septiembre. El sondeo establece la valoración de los líderes políticos andaluces: Susana Díaz (PSOE), Juan Manuel Moreno (PP), Teresa Rodríguez (Podemos), Juan Marín (Ciudadanos) y Antonio Maíllo (IU).

Pero, además, de haberse publicado en tiempo y forma, el EGOPA hubiera examinado también a los líderes nacionales, entonces Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Albert Rivera y Alberto Garzón.

Estalla la guerra en el PSOE: el golpe de Díaz contra Sánchez

Según fuentes consultadas por ESdiario, la intención de los responsables de la encuesta era iniciar el trabajo de campo -3.200 entrevistas en las ocho provincias andaluzas- en septiembre y publicar su resultado a lo largo de octubre o noviembre, en función de la investidura del presidente del Gobierno.

Pero fue justo en ese momento cuando estalló la guerra en el seno del PSOE provocada, además, por la propia presidenta andaluza. Susana Díaz forzó la dimisión de media ejecutiva de Sánchez el 28 de septiembre. El 2 de octubre el Comité Federal tumbó al secretario general, que acabó dimitiendo. Y, en el final de su escapada, renunció a su escaño el 29 de octubre.

En el PP, Ciudadanos e IU existen suspicacias por este retraso. Y muchos creen que Susana Díaz ordenó congelar el sondeo hasta que las aguas socialistas bajaran más tranquilas, cuando además en algunas provincias hay una creciente contestación a su gestión proveniente de varios alcaldes y cargos pedristas.

Se insinuó que el EGOPA vería finalmente la luz en diciembre. Sin embargo, parece que la esperada radiografía de la política andaluza habrá de esperar a que suenen las campanadas y se anuncie el 2017.

 

Vídeos relacionados

Noticias relacionadas

Comenta esta noticia



";