Un sondeo hunde a PSOE y Podemos y lanza a Rajoy que se alimenta de la izquierda

Mariano Rajoy junto a Pablo Iglesias, en una imagen de archivo.

Mariano Rajoy junto a Pablo Iglesias, en una imagen de archivo.

Los populares afrontan su proceso de renovación interna con la mejor noticia posible: el respaldo de la ciudadanía a sus políticas, que se refleja en unas encuestas en las que el PP crece.

El PP cerraba hace unas semanas su congreso nacional y está inmerso estos días en pleno proceso de cónclaves regionales en un momento político "dulce". Al menos si atendemos a lo que dicen las encuestas. La última, que publica La Razón, es de notable para los de Mariano Rajoy. Así, el PP volvería a ser el partido más votado y aumentaría entre 16 y 21 escaños su representación. Por el contrario, los principales partidos de la oposición, que se han ocupado de demostrar al Gobierno que existe una mayoría alternativa a la del Ejecutivo, pierden entre 13 y 25 diputados respecto a junio y entre 32 y 28 respecto a diciembre.

Según la citada encuesta, el PSOE sigue a la cabeza de las formaciones que más acusan el desgaste con entre 6 y 10 parlamentarios menos. Además, el margen que gana Rajoy durante estos meses le permitiría rebasar la mayoría absoluta, si volviera a suscribir el pacto de 150 compromisos que ya rubricó con Albert Rivera para su investidura.

Tal y como recoge La Razón, el año de bloqueo y los primeros meses de legislatura le han sentado bien al PP. El partido de Mariano Rajoy ha crecido 8,3 puntos desde el 20-D –lo que se traduce en hasta 35 escaños– y un 4% desde junio. Si hoy se celebrasen elecciones los populares obtendrían el 37% de los votos y entre 153 y 158 diputados, lo que supone, a su vez, un incremento de entre 16 y 21 escaños, respecto a los 137 que consiguió el 26-J. Esto colocaría al Ejecutivo en una posición de fuerza respecto a sus rivales directos, pues aumenta su distancia sobre el PSOE hasta los 79 parlamentarios y sobre Podemos hasta los 90.

Ni siquiera la suma de ambos (139-147) supera el resultado del PP. Los populares cuentan, además, con el electorado más fiel. Un 92,6% de quienes confiaron en Rajoy en junio, volverían a hacerlo ahora de ser llamados a las urnas. La principal fuga de votantes del PP se encuentra en la abstención (5,4%) y en menor medida se canalizan hacia Ciudadanos (1,1%). Por edades, el PP se impone en todos los rangos generacionales a partir de 30 años y obtiene su mejor dato entre los mayores de 65: un 30% de apoyos.

Falta de liderazgo

La falta de liderazgo sigue lastrando al PSOE. Los socialistas proyectan su particular via crucis interno en el marco electoral. El Comité Federal del 1 de octubre marcó un punto de inflexión en las expectativas de voto, hasta caer a su peor dato en diciembre: con un 19,3% de intención directa. Con la gestora a los mandos y con las primeras iniciativas legislativas en el Congreso, el PSOE ha conseguido remontar casi un punto y, si hoy se celebrasen elecciones, obtendría el 20,8% de los apoyos, esto es, entre 75 y 79 diputados. Este ligero repunte le permite evitar el sorpasso de Podemos en votos, que sí se produjo en la última encuesta, y en escaños. No obstante, los datos no invitan al optimismo en Ferraz, pues los socialistas se dejan entre 6 y 10 parlamentarios con respecto a junio y hasta 15 si lo comparamos con el 20-D. 

La formación de Pablo Iglesias, por su parte, registra un ligero retroceso en votos –respecto a la encuesta de febrero– que impide el sorpasso que sí obtenía hace un mes. De esta forma, Podemos se consolida como tercera fuerza y si hoy se celebrasen elecciones, cosecharía un 20,2% de los apoyos –un punto menos que el 26-J–, lo que se traduce en hasta 68 diputados. Frustradas sus aspiraciones de superar al PSOE, la formación morada se deja entre tres y siete escaños en nueve meses, lo que –unido al retroceso de los socialistas– imposibilitaría la alianza de izquierdas para llegar a La Moncloa. 

La Razón incide en que el rol inestable de Ciudadanos como llave de la gobernabilidad también le trae consecuencias. La formación de Rivera juega a la indefinición en asuntos importantes para la estabilidad. Si hoy se celebrasen elecciones, perderían 750.000 votantes y cerca de dos puntos. Con un 11,3% de los votos, obtendrían entre 24 y 28 diputados, esto es, entre cuatro y ocho menos de los que poseen en la actualidad. Además, la formación de Rivera es la que menos voto fideliza. 

Comenta esta noticia