Lo que debes saber sobre los préstamos express

Los créditos rápidos han experimentado un fuerte avance al calor del ecommerce y dada su facilidad de formalización. Tienen unas condiciones muy específicas y muchas veces riesgos elevados.

Los préstamos al instante se han convertido en la opción preferente para miles de personas en nuestro país a la hora de solucionar problemas puntuales de financiación. Desde que esta fórmula de préstamos se extendió por internet, hará ya cerca de 10 años, el sentido y la finalidad de los mismos han ido cambiando.

Si en un principio los préstamos rápidos se destinaban únicamente a cubrir situaciones imprevistas (averías, descubiertos bancarios, facturas más elevadas de lo habitual, etc.), en la actualidad, el abanico se ha visto ampliado. Hoy en día, cada vez es mayor el número de consumidores que opta por los préstamos online para financiar gastos ya programados, como por ejemplo un viaje al extranjero o la compra de un ordenador portátil o incluso para financiar arriesgadas inversiones online.

¿Qué son y cómo se solicitan este tipo de préstamos?

Los préstamos al instante son créditos rápidos que se formalizan 100 % online y de manera automatizada. El procedimiento es muy sencillo y habitualmente toma muy poco tiempo: tan solo es preciso rellenar una solicitud con los datos personales, escoger la cantidad de dinero que se desea solicitar y establecer el periodo de devolución del mismo. En cuestión de pocos minutos, y siempre que nuestra solicitud haya sido aceptada, el dinero se enviará a la cuenta bancaria que hayamos indicado previamente al rellenar la solicitud. Ya no son necesarias las largas colas y las esperas en las oficinas, y tampoco el papeleo que antes exigían los bancos para solicitar estas pequeñas cantidades de dinero. Desde cualquier lugar y en cualquier momento podemos tener acceso a este tipo de préstamos.

¿Cuánto dinero se puede pedir?

Las cantidades son variables y pueden ir desde los 50 € hasta los 1.200, en función de la entidad. Algunas empresas, como MoneyMan, establecen un tope inicial que puede irse ampliando. Si el solicitante devuelve el dinero en los plazos previstos, podrá optar a cantidades más elevadas en las próximas solicitudes de préstamos y con condiciones muy ventajosas.

Esta es una manera de fidelizar clientes que se basa en una realidad constatable: la mayor parte de personas que solicita un préstamo rápido, repite más adelante.

¿Cuáles son las condiciones para poder solicitar un préstamo al instante?

Cada entidad de préstamo establece sus propias condiciones, pero en general, los requisitos suelen ser los siguientes: Tener un DNI actualizado, Poseer una cuenta corriente y tener teléfono móvil y correo electrónico.

Algunas entidades exigen residir en España y ser mayor de edad, pero otras no ponen estas condiciones. Las empresas que gestionan préstamos online no suelen exigir nóminas ni avales, sobre todo si las cantidades solicitadas son pequeñas. Cualquier persona puede acceder a estos minipréstamos, incluso aquellas que figuran en las listas de morosos como RAE o ASNEF.

En caso de cantidades algo mayores, las empresas de crédito pueden exigir algún comprobante de ingresos periódicos.

¿En qué plazos se debe devolver el préstamo que hemos pedido?

La mayoría de empresas dejan en manos del solicitante el plazo para retornar el crédito. En el caso de cantidades inferiores a los 300 €, el plazo máximo suele ser de un mes. Cuando las cifras solicitadas son más elevadas, puede negociarse un pago aplazado en varias cuotas.  

¿Cuánto me cobrarán en cuestión de intereses y gastos de gestión?

Depende de cada empresa y del tipo de préstamo solicitado. Algunas entidades no cobran intereses ni gastos de gestión a los clientes nuevos en su primera operación, mientras que otras establecen unas cantidades fijas en concepto de comisiones.

Por lo general, la cantidad final a retornar dependerá del plazo de devolución que hayamos establecido previamente: a menor tiempo de devolución del dinero solicitado, menor será el cargo de intereses. Para conocer exactamente estos importes, las entidades de préstamo incorporan en sus webs herramientas de cálculo muy útiles. También existen compradores, que permiten valorar las distintas posibilidades en función de tus necesidades.

Comenta esta noticia