25 de mayo de 2017
facebook twitter
El Semanal Digital
16035_SECRETARIO_ESTADO_SS.jpg

UN ANÁLISIS CON CIFRAS

Los 50.000 empleos que nos acercan a los días de máxima expansión

Facebook El Semanal Digital Twitter El Semanal Digital
Combarro
El economista Combarro se estrena con una demostración numérica de que el empleo va bien y que, de hecho, se acerca a los niveles de los ciclos expansivos.

Para un correcto análisis de los datos de afiliación de la Seguridad Social hay que tener en cuenta dos puntos fundamentales: 1)  Descontar los afiliados agrarios y del sector público y 2) Eliminar la fuerte estacionalidad de la serie. En cuanto a los afiliados agrarios, conviene descartarlos del análisis porque a veces la afiliación al sector agrario no responde a factores económicos y, en todo caso, la relación entre los afiliados agrarios y el empleo agrario de la EPA, que es la estadística relevante, es menor que otros sectores.

En la crisis se destruyó empleo privado no agrario en un número cercano a los 3 millones de afiliados, se ha recuperado la mitad desde 2013

Por lo que se refiere a los afiliados al sector público, deben descontarse si la finalidad del análisis es conocer el ritmo de la actividad económica, el PIB.  Es evidente que la dinámica de la afiliación al sector público no obedece al comportamiento de la actividad económica. Sin embargo, aquí nos encontramos con un problema importante, pues no existe una estadista sobre los afiliados al sector público de forma explícita, para ello se realiza una estimación tomando las ramas 85, 86 y 87 y sus equivalentes en EPA.

 Una vez que disponemos de una estimación de la afiliación privada no agraria, podemos ver que la serie registra una estacionalidad muy elevada (en el Gráfico 1 la línea verde es la serie original), con fuertes subida en verano y descensos en invierno. Por ello, hacer comparaciones mensuales tomando la serie original no tiene ningún sentido, siendo necesario corregir la serie de estacionalidad y calendario.

Pues bien, para eliminar la estacionalidad se utilizan procedimientos estadísticos que nos permiten “suavizar” la serie, dejándola prácticamente libre de los componentes estacionales, es la denominada serie de ciclo-tendencia (línea negra del gráfico).

 

Ahora, tomando la serie de ciclo-tendencia de los afiliados privados no agrarios, podemos ver (Gráfico 2) que en la crisis se destruyó empleo privado no agrario en un número cercano a los 3 millones de afiliados, habiéndose recuperado prácticamente la mitad desde el año 2013.

 

Además, la estimación del componente ciclo-tendencia, sí nos permite hacer un seguimiento mensual de la serie, y así podemos estimar que durante el mes de marzo se creó empleo privado no agrario en un número de 50.000 afiliados (ver Gráfico 3), el mayor ritmo desde el inicio de la crisis y entre los máximos del ciclo expansivo anterior, con la excepción del año de regularización de inmigrantes (2005). Así, de mantenerse este ritmo el número de afiliados privados no agrarios aumentaría en 600.000 al año.

Del mismo modo, estos datos, como indicador fundamental para la estimación del PIB, nos apunta que el avance del PIB se estaría acelerando y no lo contrario como opinan los analistas e Instituciones. No obstante, el dato de marzo hay que tomarlo con cierta cautela, pues los procedimientos estadísticos quizá no hayan corregido la totalidad del efecto Semana Santa (al celebrarse este año en abril y el pasado en marzo).

 

 

Resumiendo, los datos de afiliación privada no agraria han sido muy positivos durante este primer trimestre del 2017, incluso con un proceso de aceleración a lo largo del mismo, llegando a un aumento mensual de 50.000 afiliados en el mes de marzo, el mayor ritmo desde el inicio de la crisis y entre los máximos del ciclo expansivo anterior, con la excepción del año de regularización de inmigrantes (2005).

Así, de mantenerse este ritmo el número de afiliados privados no agrarios aumentaría en 600.000 al año. Son datos mejores a los del último trimestre del pasado año lo que podría indicar cierta aceleración en el crecimiento del PIB.

No obstante, el efecto de Semana Santa puede condicionar esta valoración y obliga a ser prudentes y esperar a los datos de abril para confirmar esta tendencia.

 

 

Comenta esta noticia