30 de noviembre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Se acabó quejarse por la mascarilla: Rubio y Ramos descubren algo que no sabías

Aunque son de lo más eficaces para evitar contagios en tiempos de pandemia lo normal es escuchar todo tipo de quejas y refunfuñes en torno a ellas... Hasta ahora.

 

 

Que si me molesta, que si no puedo respirar, que si se me empañan las gafas y no veo, que si me voy a envenenar respirando dioxido de carbono, que si la gente es muy guarri y las tira en cualquier sitio y eso contamina muchísimo y destruimos un poco más el planeta, que si perdemos capacidad de comunicación y no podemos lucir sonrisa.....

Es obligatoria, sí, reduce ostensiblemente el nivel de contagios por Covid y protege nuestra salud en pandemia, pero todo son quejas y refunfuñes diarios con la dichosa mascarilla. Por no hablar de todas esas veces que salimos tan panchos a la calle y cuando ya casi estamos llegando al metro, oh oh, palmadita en la frente, ojos en blanco... ¡la mascarilla! Sí. Todo eso es verdad, no lo vamos a negar. Pero ¡se acabó el quejarse! No todo van a ser cosas malas y resulta que hay quién ya le ha descubierto virtudes que tal vez no todos conocían y por eso blasfemaban tanto.

Sin ir más lejos, Sergio Ramos y Pilar Rubio resulta que le han sacado una parte buena a esto de llevar media cara tapada y están tan contentos de haber visto el vaso medio lleno en un asunto tan peliagudo como este.

De hecho, desde que las mascarillas son obligatorias la flamante parejita ha recuperado una vieja afición que para ellos era cuasi-imposible en los últimos tiempos: algo aparentemente tan sencillo como dar un paseo se había convertido en algo imposible para una pareja tan famosa como la que forman el futbolista y la presentadora.



Rubio y Ramos, como el resto de famosos del planeta, apenas si pueden dar dos pasos en condiciones normales sin que alguien les pare para una foto, un selfie, un autógrafo... Pero eso ha cambiado en los tiempos del Covid. Pilar y Sergio han confesado el truco que usan para salir a la calle con sus hijos y no ser reconocidos: “Nada mejor que la mascarilla”, asegura la colaboradora de El Hormiguero, “para mí es un trucazo. Algo bueno tenía que tener”.

Para que vean que los ricos también lloran y también encuentran la felicidad en esas pequeñas cosas de las que hablaba Serrat...

Comenta esta noticia
Update CMP