21 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Marta Rovira sale de su escondite y amenaza con arruinar las maniobras de Torra

Marta Rovira en su última reaparición pública, en septiembre pasado.

Marta Rovira en su última reaparición pública, en septiembre pasado.

En el momento clave, en vísperas del juicio a Junqueras y del voto a los PGE de Sánchez, Esquerra mueve ficha y recupera a su "olvidada" secretaria general con una cita en Ginebra.

En el tablero de ajedrez en el que se ha convertido desde hace un año la política catalana, cada movimiento se mira con lupa. Más aún ahora, en vísperas del juicio por el procés en el Tribunal Supremo, en plenas negociaciones del PSOE y el independentismo sobre los presupuestos de Pedro Sánchez, y con el fugado Carles Puigdemont maniobrando con nuevos bríos desde Bélgica junto a su títere, Quim Torra.

Mucho se está hablando de una posible escisión entre ERC y Junts per Catalunya, y entre la nueva plataforma de Puigdemont, la Crida,  y los vestigios del PDeCAT -con rumores de un inminente regreso de Artur Mas a primera línea-, y de un posible golpe sobre la mesa de Esquerra, harta de la parálisis a la que Torra ha sometido a la Generalitat, en manos de los elementos más violentos del independentismo, los CDR.

Tal vez por eso, en plena vorágine política, ha llamado la atención la reaparición inminente de uno de los cerebros del 1-O, la todavía secretaria general de ERC, Marta Rovira, prófuga en Suiza, donde se esconde también la exportavoz de la CUP, Anna Gabriel.

 Y es que la portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha revelado este lunes que su partido reunirá "en los próximos días" a su ejecutiva en Ginebra  para que la secretaria general de la formación, Marta Rovira, pueda asistir físicamente y presidirla como su líder orgánica que es.

"Vive una situación de represión injusta y tuvo que exiliarse dada la persecución judicial y política del Estado español", ha asegurado en rueda de prensa, y ha detallado que Rovira ya participaba en las reuniones de forma telemática.

Rovira no acudió a declarar ante el Tribunal Supremo cuando fue requerida en marzo de 2017 y anunció que se marchaba a Suiza, donde reside desde entonces y sigue ejerciendo de secretaria general de ERC.

En estos últimos días se han multiplicado los rumores sobre un posible golpe de efecto del partido de Oriol Junqueras en busca de un acuerdo con La Moncloa para allanar su indulto a cambio de que sus diputados en el Congreso voten a favor de los PGE y garanticen la continuidad de Pedro Sánchez hasta 2020.

De hecho, ante una posible maniobra de Puigdemont para volver a ser investido como presidente de la Generalitat, Vilalta ha advertido a sus socios: "Si tiene que haber algún cambio, esperamos que nos lo comuniquen".

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP