26 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El lapsus de Rosa María Mateo deja al aire el verdadero "drama" que corroe TVE

Rosa María Mateo y su lapsus sobre el espanto de TVE.

Rosa María Mateo y su lapsus sobre el espanto de TVE.

Ya que ha sido ella la del "accidente" o "descuido" Eduardo Álvarez ha aprovechado para dejar en evidencia algo que urge en el seno de la cadena pública y que ha escocido más que nunca.

Este jueves Eduardo Álvarez señala en El Mundo que Rosa María Mateo "nos lo ha puesto demasiado fácil con su lapsus" de calificar a TVE de "espantosa" porque "la realidad es que espanta". A su juicio, el problema viene de lejos y es algo crónico pero ahora destaca más que "en un momento en el que lo público ha vuelto a ser puesto en valor entre la ciudadanía por los estragos de la pandemia, la radiotelevisión pública en España sigue sufriendo la misma desacreditación de siempre".

A su juicio, es "de las pocas cosas que unen a todos los partidos de este país: Cuando están en la oposición tachan a TVE de ser la correa de transmisión del Gobierno y la acusan de zafia manipulación al servicio de Moncloa. No falla" y encima, remacha, "Mateo sabe que es parte del problema y no de la solución. Está tan achicharrada como Illa en su Ministerio o el doctor Simón en lo suyo". 

El periodista ahonda en la idea del "espanto" porque "espanta a la audiencia" y ese es el "drama que aqueja hoy a TVE. Mucho más espinoso que el de su credibilidad".

No en vano, cada vez resulta más difícil justificar el sostenimiento de una corporación con más de 6.000 empleados cuando la mayor parte de los días de la semana no consigue que su principal canal de televisión alcance siquiera el 8% de share.

Ya no es solo que sus programas pasen por la antena sin pena ni gloria, que sus informativos se quedan más rezagados en las preferencias del público o que sus series se estrenen y finiquiten sin que nadie se dé cuenta... es TVE necesita de manera urgente "que sus propios trabajadores dejen de usarla como campo de guerra civil para ahondar el desprestigio que cala en la sociedad".

Álvarez concluye denunciando que "las pamplinas de las apelaciones a la calidad y bla, bla, bla escuecen en un momento de crisis tan grande en el que estamos ante el único gran medio de comunicación del país sin despidos, ERTE, rebajas de sueldo y precarización real de las condiciones de los trabajadores". 

Comenta esta noticia