13 de julio de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Corinna vuelve a meter en un problema de imagen al Rey Juan Carlos

Una vez más Corinna vuelve a meter en un brete a la Casa Real.

Una vez más Corinna vuelve a meter en un brete a la Casa Real.

Cada vez que sale su nombre a relucir en los titulares es para empeorar un poquito más la imagen del Rey emérito. Lo tuvo al alcance de la mano, pero se le torció el capricho in extremis.

Una vez más, la princesa Corinna vuelve a copar titulares en España por su relación con la Casa Real y concretamente con su "amigo entrañable", el Rey Juan Carlos. Ahora ha sido a cuenta de uno de los dos Ferrari que el jeque Mohamed Bin Rashid al Maktoum regaló al Monarca emérito. Ambos se subastaron el 6 de noviembre y entonces surgieron dudas en torno al deportivo negro expuesto junto a su gemelo gris. Los dos eran idénticos salvo por el color: cuatro plazas, 6.262 centímetros cúbicos y 661 caballos de potencia. Sin embargo, mientras que el plateado contaba 763 kilómetros en el marcador, dejaba al descubierto varias rozaduras y un "pellizco" en la rueda, el de color negro presentaba un aspecto perfecto, intacto y sin estrenar.

Ahora LOC ha desvelado por qué y ahí entra en juego la princesa alemana. Resulta que el Ferrari negro no era para el Príncipe Felipe como se llegó a especular en su día, sino para Corinna zu Sayn-Wittgenstein, que entonces vivía en España. No obstante, nunca llegó a conducirlo porque tuvo que abandonar el país a raíz del escándalo de Botsuana que sacó a la luz pública su existencia.

El regalo del primer ministro de Emiratos Árabes, un apasionado del automovilismo, fue un "detalle" para el Rey ya que ambos son muy amigos, y para agradecerle su asistencia al Gran Premio de Fórmula 1 en el circuito de Abu Dhabi que se celebró en noviembre de 2011. En aquel viaje, el Rey Juan Carlos viajó acompañado de Corinna, haciendo caso omiso de los consejos de los asesores de la Casa Real. El jeque, al advertir la presencia de ésta, decidió regalarles dos coches idénticos.

 

 

Comenta esta noticia