16 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La CUP, hundida: su pésimo resultado deja al partido en la ruina económica

El candidato de la CUP, Carles Riera. Caras largas en la noche electoral.

El candidato de la CUP, Carles Riera. Caras largas en la noche electoral.

El desplome de los antistema, que han perdido seis escaños, merma sustancialmente las jugosas subvenciones públicas y les va a privar de casi 3 millones de euros en la nueva legislatura.

El nuevo secretariado político de la CUP, que las bases tienen que elegir en los próximos días, va a tener sobre su mesa un problema prioritario: la ruina económica que la debacle electoral cosechada este jueves por la lista de Carles Riera va a provocar en las arcas de los antisistema, regadas esta pasada legislatura con millones de euros procedentes del erario público.

Los partidos catalanes que han obtenido representación parlamentaria en las elecciones autonómicas del jueves se juegan la formación de gobierno o la permanencia en la oposición, pero también subvenciones millonarias que distribuye el Parlament entre sus grupos según el tamaño que alcancen. Este año, y en total, se repartirán casi 16 millones de euros para gastos de funcionamiento.

Los seis grupos del legislativo catalán disfrutan de las subvenciones más altas del país y el resultado de los comicios del 21-D va a hacer variar esos ingresos. Los principales perjudicados son el PP y la CUP, aunque el carácter nacional de los populares alivia en cierta medida el varapalo económico. 

Las normas del Parlament fijan que los grupos reciban una asignación fija por tramos de escaños; por ejemplo, hasta cuatro diputados cobran 10.000 euros mensuales, de 5 a 14 suben a 20.000, de 15 a 19 reciben 27.500, de 30 a 34, 50.000 y de 46 a 64 escaños, 70.000 euros. A esta cifra se le suma otra asignación variable, también mensual, de 8.295 euros por escaño obtenido.

Por ello, los antistema de Anna Gabriel recibieron por un lado 240.000 euros (20.000 euros de subvención al grupo por 12 meses). Y  995.400 euros, por otro, resultado de la ayuda de 8.295 euros por cada uno de los 10 escaños que la CUP tenía y por 12 meses del año. Un total final de 1.235.400 euros.

Pero la calculadora no engaña y la perdida de 6 escaños el 21-D va a ser letal para las finanzas de la CUP. Por el primer concepto van a percibir 120.000 euros y por el segundo 398.160. En total, un cheque de 518.160 euros.

En definitiva, los de Riera y Gabriel van a dejar de percibir cada año de la legislatura 717.240. Si la legislatura se completa, será en total 2.868.960 euros. 

 

El nuevo Parlament deja a la CUP con un muy complicado horizonte financiero.

 

Para poder formar un grupo parlamentario es necesario contar con un mínimo de cinco escaños, de manera que si un partido no llega a este mínimo y no se suma a ningún otro grupo pasará a formar parte del Mixto.

El asunto afecta fundamentalmente a la iniciativa parlamentaria y los turnos de intervención, además de que la subvención parlamentaria se reduce.

La subvención a los grupos del Parlament, sólo este capítulo, es similar este año al presupuesto anual de seis parlamentos autonómicos, que oscilan entre los 13 y los 17 millones de euros: Extremadura, Asturias, Baleares, Galicia, Canarias y Castilla y León.

El mayor legislativo autonómico es el catalán, con 135 diputados y 53,6 millones de coste en 2017. El Presupuesto del año que viene está sin aprobar, al haberse prorrogado las cuentas de la Generalitat desde la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Es el presupuesto más alto de los diecisiete parlamentos, casi el doble que el segundo en tamaño, la Asamblea de Madrid, que este año tiene unas cuentas de 28,6 millones de euros, y un cuarta parte más alto que el del tercero, el andaluz, que en 2017 alcanza los 40,2 millones de euros, según las cifras de todos ellos recogidas  en sus respectivas webs. 

Comenta esta noticia
Update CMP