PP, Cs, Compromís y PSOE unidos para proteger el patrimonio

El catálogo de protecciones ha salidao adelante con 25 votos a favor, de los 29 que conforman el pleno / FOTO: O.A.

El catálogo de protecciones ha salidao adelante con 25 votos a favor, de los 29 que conforman el pleno / FOTO: O.A.

Vox y Unidas Podemos coinciden en su desacuerdo con el catálogo de protecciones aprobado en el Ayuntamiento de Alicante, unos quieren blindar más y otros critican "la superproteción"

“Hoy es un día histórico para Alicante”. Con esa frase ha cerrado la sesión plenaria el alcalde, Luis Barcala, tras aprobar por una amplia mayoría el catálogo de protecciones de la ciudad, donde quedan amparados los principales edificios históricos susceptibles de conservar. Con 25 votos a favor (PP, Cs, PSOE y Compromís), 2 abstenciones (Unidad Podemos y 2 votos en contra (Vox), el documento ha salido adelante y empieza a desplegar la protección a aquellos inmuebles incluidos en él.

Adrián Santos Pérez, concejal de Urbanismo, ha abierto con su intervención este pleno extraordinario en nombre del bipartito (PP y Cs), para cuya celebración el servicio jurídico del Ayuntamiento ha tenido que resolver el recurso de nulidad presentado por el empresario Enrique Ortiz. El empresario alegaba falta de información en la web para reclamar que se declarase nulo todo el proceso, pero finalmente no se ha aceptado su queja.

Pérez ha iniciado su turno de palabra explicando la importancia del catálogo, así como que este guarde proporcionalidad y equilibrio, para no caer en un exceso de protección que perjudique el desarrollo de la ciudad. Adrián Santos Pérez ha destacado que “no queremos que un edificio pueda ser un problema para sus propietarios”, por lo que ha anunciado que el catálogo ofrecerá ventajas a los dueños de esos edificios.

Mario Ortolá, protavz de Vox, ha explicado el voto en contra de sus dos concejales. Ha recordado que lleva varios meses insistiendo en las barreras que supone la protección de algunos edificios que no tienen relevancia, como el edificio de la Avenida de Elche 49, porque se limita el proceso de urbanización previsto en el Plan Parcial I-1 -Fábrica de Sacos-, un procedimiento pendiente de desarrollo desde 1991. Ortolá ha señalado que este edificio carece de importancia cultural o social y perjudica gravemente al progreso urbanístico de toda la zona de Gran Vía Sur, impidiendo la ampliación del paseo y dificultando la urbanización de toda la zona, que representa “la tarjeta de visita en una de las entradas de la ciudad”, tal y como ha destacado el portavoz de Vox. Ortolá ha afirmado que “la superprotección es un problema, y sentencia de muerte al Plan Parcial de Alicante”.

Natxo Bellido, en nombre de Compromís, se ha lamentado de que “llegamos tarde como casi siempre pasa en la ciudad”, y ha destacado que este catálogo debería haberse aprobado el 25 de mayo de 2017, con el gobierno del tripartito y Gabriel Echávarri como alcalde. Bellido ha tenido palabras de agradecimiento para el ex concejal de Guanyar Alacant, Miguel Ángel Pavón, “que puso en la agenda política al catálogo de protecciones”, y ha añadido que “Marzà ha contribuido a darle protección al antiguo cine Ideal”, como también ha hecho la plataforma ‘Salvem l’Ideal con la recogida de firmas. Bellido se ha dirigido al alcalde, Luis Barcala, para decirle que “hemos llegado a un acuerdo, y espero que no sea porque usted no ha participado en las negociaciones”.

Vanessa Romero, edil de Unidas Podemos, ha justificado su abstención alegando que faltan muchos edificios por proteger, que no se han incluido en este catálogo. Romero ha llamado al documento “catálogo de desprotección” y ha declarado que “desde Unidas Podemos no nos fiamos del señor Pérez -concejal de Urbanismo-“. La concejal podemita ha relatado la lista que, a su juicio, debería incorporarse a este catálogo, para evitar la demolición y desaparición de algunos edificios que considera emblemáticos.

Trini Amorós, concejal del Grupo Municipal Socialista, ha querido resaltar que “el patrimonio de Alicante es una cuestión de todos”. Amorós ha destacado que el patrimonio alicantino es mucho más que un listado de edificios o naves, y lo ha relacionado con los sentimientos y los recuerdos que cada alicantino tiene con cada uno de esos edificios, industriales, comerciales, culturales o de cualquier otra índole. La edil ha señalado que “el 80% de los alicantinos sienten arraigo por alguno de los iconos de la ciudad”, por lo que ha bautizado ese catálogo como de “Patrimonio emocional”.

El último en intervenir ha sido el alcalde de Alicante, Luis Barcala, para cerrar la sesión, agradeciendo el respaldo de los grupos que han votado a favor y destacando que “hoy es un pleno histórico”, en referencia a la importancia del documento que se ha aprobado y la repercusión que tendrá en el crecimiento futuro de la ciudad.

Comenta esta noticia