El misticismo del Santo Grial llena para presentar un estudio que desmonta mitos

La  autora del estudio del Santo Grial, Ana Mafé

La autora del estudio del Santo Grial, Ana Mafé

Valencia acoge la primera exposición pública del libro de la doctora Mafé que "desvela dónde se encuentra la copa de la última cena"

La sala a rebosar desde antes del inicio de la presentación. Con un silencio casi sepulcral en un lluvioso martes 18 de febrero. Con puntualidad exquisita se apagan las luces y únicamente permanecen aquellas que iluminan la mesa de la Fnac de Valencia en la que se había de presentar El Santo Grial, el libro de la doctora Ana Mafé que lleva como subtítulo ´Un estudio que nos desvela dónde se encuentra la copa de la última cena´.

Por primera vez se expone públicamente esta obra, el fruto de la tesis de su autora que defiende que la copa depositada en la capilla del Santo Cáliz de Valencia es la que con más verosimilitud pudo formar parte de la postrera cena de Jesús con sus discípulos. Como mínimo la que, de entre las que se reivindican, cronológicamente se corresponde con el siglo I.

En este ambiente de recogimiento y expectación, suben tres mujeres a la tarima y se sientan en la mesa. Ataviada de negro, interviene en primer lugar Paz Navarro, editora de Sargantana, la empresa que ha lanzado esta obra, para agradecer que la doctora Mafé haya confiado en esta entidad valenciana para la difusión de una investigación que, como anticipa, será transcendental. En este acto por primera vez se ponía el libro a la venta. En toda España lo estará a partir del próximo lunes 24 de febrero. También recalca Navarro que nunca un trabajo literario presentado por la editorial había logrado concitar tanta asistencia.

 

No da más pistas sobre el contenido. Tampoco lo hace la doctora en Bellas Artes por la Universitat de Valencia María Gómez, con un luminoso blanco en su larga cabellera que refulge en la oscuridad.  Interviene en segundo lugar para destacar la minuciosidad y capacidad de trabajo de la autora, a la que tuvo como estudiante, y sus rasgos filantrópicos. Al igual que Navarro, apenas habla unos cinco minutos.

Llega el instante más esperado, el de la alocución de Ana Mafé. Agradece a la asistencia que abarrota la sala que le dedique el bien más preciado que cada persona tiene, su tiempo, y advierte de que el acto será muy breve precisamente para evitar la incomodidad que supone que más de la mitad de los presentes tenga que permanecer en pie, aunque se compromete a departir con quien así lo desee en la posterior firma (que se prolongaría más de una hora) o cuando surja la oportunidad.

Adelanta que su obra constituye un libro de investigación, aunque también "una forma de crecer", y pide que cada cual la lea "a su ritmo", tras compararla con el ascenso por una escalera. Alerta que el último capítulo puede herir la sensibilidad. Y recalca la importancia "del amor" en todo el trabajo. Poco más para un audiencia que sigue atrapada en el expectante silencio de la oscuridad, tanto física, como mental, ya que queda ávida de más detalles.

 

Ya adentrándonos en el libro, desbarata una serie de mitos: el primero, que el Santo Grial fuera de madera, como ha sembrado en la creencia universal el personaje de película de Indiana Jones. El argumento, claro, que un material poroso como la madera, que no puede purificarse, estaba prohibido entre los hebreos del Reino de Judea para celebrar la Pascua, ya que absorbe partículas de alimentos.

A partir de ahí se va acumulando la información, que desmonta teorías como que el cáliz de Doña Urraca, del siglo XI y ubicado en la catedral de León, tenga relación con el Santo Grial. Y sigue relatando Mafé a lo largo de 400 páginas, aportando una documentación que, para quien llegue al final de la obra, supondrá "experimentar una cambio. Nada volverá a ser igual para esa persona", según profetiza la persuasiva investigadora.

Comenta esta noticia