29 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un mito internacional lanza el elogio más sentido de Cayetana Álvarez de Toledo

Cayetana Álvarez de Toledo

Cayetana Álvarez de Toledo

El trabajo de la ya exportavoz popular por hacer de su partido un emblema "democrático y liberal" ha contado con el homenaje más cálido por parte de una importante voz internacional.

La abrupta salida de Cayetana Álvarez de Toledo de la portavocía parlamentaria del PP ha sido, mayoritariamente aplaudida tanto dentro como fuera de las filas populares. Pocos aplausos ha recibido el trabajo de la aún diputada. Y de ellos, ninguno tan elogioso y encendido como el que le ha dedicado uno de los autores más respetados del pensamiento político y las letras en español.

Ha sido el Premio Nobel de literatura, Mario Vargas Llosa, el encargado de tratar de equilibrar la balanza de críticas contra Álvarez de Toledo con una verdadera apología de su labor y de la "pequeña revolución" que ha tratado de acometer desde que Pablo Casado "tuvo la valentía" de consagrarle la responsabilidad de representar al PP como portavoz de la "oposicion al Gobierno de Pedro Sánchez".

 


En una extensa tribuna en El País, el escritor hispano-peruano elogia en primer lugar la exquisita preparación de Álvarez de Toledo y de su forme compromiso con la "politica pacífica y tolerante de la democracia y el liberalismo".

De ahí que, lo que más haya que agradecerle, según el escritor, es "demostrar, con palabras y con hechos, que no hay razón alguna para que la derecha democrática tenga complejos de inferioridad frente a la izquierda comunista, que arrastra, dentro de sus taras, cosas tan horrendas como el Gulag, la Revolución Cultural China y, más cerca de nosotros, la desgraciada Venezuela".

Por eso, se pregunta quiénes "se han desgañitado pidiendo a Cayetana en este año moderación y centrismo". Y él mismo responde que "algunos distraídos militantes del Partido Popular, sin duda, pero sobre todo los socialistas y comunistas, sorprendidos de ver a alguien de la derecha que se atrevía a recordarles los horrores cometidos en nombre del sacrosanto marxismo".

Porque Álvarez de Toledo ha defendido, a juicio del autor de Tiempos recios, "cosas tan sensatas y queridas por media España como que el Partido Socialista vuelva a ser lo que era en tiempos de Felipe González y el Partido Popular pueda unirse a él en una coalición que permita la recuperación del país en este año de gravísimas vicisitudes sanitarias y económicas". Además de que "nadie ha expresado tan claramente como ella la distancia que hay entre un partido democrático y liberal como el Partido Popular y una fuerza conservadora y nacionalista como Vox".

 

 

Vargas Llosa rememora, asimismo, el momento en que conoció a la exportavoz del PP, cuando ésta promovió el movimiento Libres e Iguales frente a la marea separatista en Cataluña. El ejemplo perfecto, según el autor, del "ser práctico y valiente" que es la aún parlamentaria.

"Cayetana lo ha hecho siempre, con coraje, en Cataluña, cuando trataron de impedirle que entrara a una universidad, o en las giras políticas en el País Vasco, sin inmutarse ante los insultos y las piedras nacionalistas. La ética de la convicción no está reñida con la valentía ni la acción", sentencia Vargas Llosa.

 

Comenta esta noticia