07 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Fernando Simón dice que "da igual" la cifra real de muertos y aplaude a Sánchez

Fernando Simón

Fernando Simón

El portavoz de la pandemia resta importancia al número de muertos reales y lanza un insólito elogio al presidente del Gobierno, recreando un relato falaz de lo ocurrido desde marzo.

Sobre Fernando Simón, como sobre Pedro Sánchez o Salvador Illa, pesan medio centenar de denuncias y querellas de distintos colectivos sanitarios y víctimas del coronavirus por su gestión de la pandemia que, con las cifras reales, ha provocado más muertes en España que en ningún país de mundo.

Y sin embargo, su imagen es objeto de veneración por quienes defienden al Gobierno, hasta el punto de haber sido "nominado" a premios como el Príncipe de Asturias, proponerse un monumento en Huelva con su efigie o ser el protagonista de camisetas estampadas con su cara.

Todo eso se resumen en la polémica entrevista que este fin de semana publica El País Semanal, un retrato hagiográfico del científico que anunció "casos aislados" en España y ahora no reconoce que,  con toda seguridad, los muertos por COVID alcanzan los 44.000 al menos, 16.000 más de los que el Gobierno reconoce.

 

La portada del dominical, con Simón sonriendo a lomos de una moto con pose de protagonista de "Sons of anarchy", la célebre serie americana de moteros, ha terminado de incendiar los ánimos contra su persona, pero también los elogios de sus benefactores, que no son pocos.

Y ambos "bandos" crecerán al leer su relato de la pandemia, resumido en un sorprendente piropo a Pedro Sánchez, al que intenta presentar como una especie de héroe mientras de sí mismo habla en términos elogiosos, presentándose como alguien que advirtió de lo que le venía encima pese a las incontables pruebas que muestran lo contrario: hasta después del 8M, pese  los avisos recibidos, no se adoptaron medidas.

"Qué valor tiene este tío", llega a decir Simón rendido en referencia al presidente del Gobierno por decretar el confinamiento total del país cuando, en realidad, ya era tarde: el virus se había extendido pese a que en enero, febrero y principios de marzo; Sanidad tuvo advertencias de que impusiera ya la distancia social y el uso de mascarillas y aplazara aglomeraciones. Nada de eso se hizo.

Por qué le atacan a él

Pese a ello, Simón se expresa durante toda la entrevista como si la pandemia en España, que ha provocado por ejemplo 30 veces más muertos que en Grecia y seis más que en Alemania, hubiera sido una fatalidad y su Gobierno se hubiese comportado con rapidez y diligencia.

Y en su tono habitual, aparentemente cercano y de voz baja, lanza en realidad un contundente reproche a sus críticos, cargado de otra defensa indirecta de Sánchez: "No he hecho cursos de formación para entender estrategias políticas, pero veo películas y leo periódicos… La clave para desprestigiar a gobernantes pasa por atacar a los expertos con los que trabajan. Eso puede llevar a ciertas canalladas, pero prefiero ni enterarme".

Simón: "¿Qué más da una cifra más alta que otra cuando hablamos de 28.000 víctimas?"

Ni una autocrítica profunda sobre el desajuste entre las cifras de fallecidos en España con respecto a la práctica totalidad de los países del mundo. Ni siquiera sobre la abrumadora diferencia entre la estadística oficial y la real. Al contrario, Simón le resta importancia:

"¿Qué más da una cifra más alta que otra o más baja cuando hablamos de 28.000 víctimas? ¿Cambia algo? Ya lo dicen algunos periodistas, que un muerto resulta noticia y mil ya pasan a ser estadística. Los datos son útiles si sirven para entender el problema y darle solución", explica.

Y una última reflexión sobre el exceso de mortalidad que, sin duda, llamará la atención: "Su impacto en el ámbito nacional ha quedado muy sesgado por lo que ha ocurrido en Madrid y Barcelona. Es lógico, son las puertas de entrada para la mayoría de la gente. Luego, afecta a las localidades de alrededor", explica.

Para terminar con una justificación insólita que no responde a la clave del asunto, el contagio masivo que se incentivó al no impedir multitudes: "Por eso, junto a Madrid, se han visto más afectadas las regiones limítrofes. Además, España es, junto a Japón, el país con más esperanza de vida. Por tanto tenemos una población muy envejecida con la que el virus se ha cebado. Eso explica, en gran parte, nuestra situación".

 

Comenta esta noticia