18 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Kichi incumple su promesa y recurre a una argucia para salvar los muebles

El alcalde de Cádiz se "olvida" de los presupuestos participativos que prometió.

El alcalde de Cádiz se "olvida" de los presupuestos participativos que prometió.

Uno de los "alcaldes del cambio", icono de los morados, mantiene a Cádiz prácticamente paralizada por su incapacidad para negociar con el resto de grupos las cuentas del consistorio.

Se cumplen estos días un año de mandato en la mayoría de los Ayuntamientos españoles y entre ellos está una de las llamadas "ciudades del cambio". Cádiz, que desde que llegara a la alcaldía, José María González, Kichi, ha escrito su página de actualidad a golpe de polémica vive inmersa estos días en una incertidumbre que afectará sin duda a sus ciudadanos, la falta de aprobación de las cuentas municipales. Mucho ruido y poco actuar en una tacita de plata paralizada por la incapacidad de Kichi de sacar adelante, o intentar consensuar, los presupuestos municipales para este ya más que avanzado 2016. 

A la desesperada Kichi ha recurrido a una argucia legal, intentar salvar los muebles de las cuentas mediante un procedimiento que si bien es legal, desde luego no deja de ser polémico en tono y cuando evidencia una mentira electoral del alcalde de Podemos. A saber, las cuentas han sido ya aprobadas inicialmente; aunque en solitario por la Junta de Gobierno Local y días después de que la oposición en bloque votara en su contra. Las alegaciones que reciban las cuentas tendrán que ser resueltas en un nuevo pleno pero es posible que no salgan adelante en el mismo, es del todo improbable, y su aprobación definitiva vuelva, de nuevo, de la mano de la Junta del Gobierno Local. En solitario, sin consenso y con todos los partidos en contra. Yo me lo guiso, la ciudad se lo come.

Es el punto y seguido a una larga polémica que ha protagonizado todo el proceso de elaboración y el debate de los presupuestos gaditanos. Las primeras de las polémicas protagonizadas por el propio Kichi, que sin aparentes reparos ha renunciado a lo que había sido una de sus propuestas electorales, que fueran unos presupuestos participativos.

Tras el "recule" del alcalde morado y su intento de imposición ha llegado ahora el rechazo en bloque de la oposición. Pero no es un "no" por oponerse, el rechazo parece estar bastante bien argumentado por "falta de sustento en los mismos". Y no sólo lo dicen PP o PSOE, las dudas a las cuentas municipales propuestas por Podemos también asaltan al interventor del Ayuntamiento que en un detallado informe alerta de que las cuentas incluyen en su capítulo de inversiones y subvenciones algunas de la Junta y la venta de locales que no son seguros y que, "de no materializarse, podrían conducir a un desequilibrio del remanente líquido de tesorería". 

Comenta esta noticia
Update CMP