20 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El misterioso paradero del millonario anillo de la señora de Falcó

Carlos Falcó y Esther Doña forman un matrimonio muy fashion

Carlos Falcó y Esther Doña forman un matrimonio muy fashion

Esther Doña ha dejado de usar el anillo que le regaló Carlos Falcó para pedirle matrimonio. Su decisión no ha pasado desapercibida.

A la recién estrenada mujer de Carlos Falcó, Marqués de Griñón, no le gusta o no le vale su anillo de pedida. Desde que escribieran un capítulo más en el libro de su relación -quizás para acallar los siempre incómodos comentarios que la tildaban de joven novia y no por tener un claro proyecto en común- todo han sido muestras de afecto. Como la que mostró el siempre generoso Marqués al regalarle un anillo de elevado precio para sellar e inscribir su amor como pareja de hecho. 

La pieza, ostentosa joya, se trata de una talla de un centímetro de diámetro engarzada en oro blanco, que, aunque su precio base oscila entre los 20.000 y 50.000 euros podría llegar a los 150.000 euros dependiendo de la pureza y la calidad del brillante, tal y como han confirmado los expertos consultados por ESchismógrafo.

 

La única vez que la ex modelo, Esther Doña, que comenzó su ascenso a la fama de la mano de María José González promotora de los certámenes Linda y Guapo de España, de cuya cantera han salido referentes televisivos como Carolina Cerezuela o Melani Olivares, lució su sortija fue el pasado 17 de marzo, en Florencia, Italia. Fecha en la que Falcó y su ya recién estrenada esposa Doña, reaparecieron en la entrega de los Magnifico Extra Virgin Olive Oil Awards, donde se reconocía la trayectoria profesional del Marqués de Griñón dentro del sector olivarero.

Y eso nos lleva a preguntarnos: cómo es posible que Esther prefiera guardar en su joyero esta sortija en lugar de hacerla visible en cada una de sus contadas ocasiones en las que se hace un hueco entre la alta clase madrileña. ¿Será, como apuntan los expertos consultados, por ser demasiado cara y ostentosa para los momentos económicos que vive el país?, o, acaso, Esther prefiere no presumir de joya para evitar suceptibilidades entre las hijas herederas del marqués. Sea como sea, lo cierto es que  su amor no tiene fin: "Carlos y yo estamos felices”, confiesa Esther. Y así seguirán, avanzando y dibujando planes de futuro, pues “Creemos en nuestro amor y en nuestro presente y futuro juntos” , lo que implicaría un paso más, ya que sólo les restaría, sumarle un hijo a la extensa familia del marqués, convirtiéndose en el sexto, de los cinco hijos de Carlos, y el primero para la ex modelo.

 

Comenta esta noticia
Update CMP