Ciudadanos valencianos: los que hemos llegado hasta aquí somos nosotros

Atónito, ojiplático, anonadado, cuando leí estupefacto el artículo de mi compañero Vicente Climent titulado políticos valencianos: hasta aquí hemos llegado, por favor léanlo, el alcance informativo del mismo no es baladí, ya que pone de manifiesto la realidad de nuestros políticos, lo que piensan de verdad, fuera de cámaras y micros, sin postureos electorales, de ahí su gravedad y pertinencia máxima.

¿Cómo es posible que políticos que tienen imputados/investigados, (algunos de ellos muy recientes, como el ex presidente de la diputación Jorge Rodríguez, en sus filas) manifiesten que:

hasta aquí hemos llegado, no podemos hacer política, si hasta para comprar bolis hace falta un pliego, estamos en manos de los técnicos y además estos, ya no quieren firmar nada por si les imputan?

Estas manifestaciones me producen una repulsa máxima y ponen de manifiesto en manos de quién estamos gobernados. Pero ¿cómo se atreven? ¿quiénes se creen que son? Necesitamos con urgencia una regeneración institucional, pero miremos bien a quién, ya que lo sucedido en esta reunión pone de manifiesto que los que dicen regenerar quieren la “MEDRACIÓN” de antaño, ansían el poder absoluto en las instituciones, ¿para qué?

Los que estamos cansados, los que hemos llegado hasta aquí, somos nosotros, los ciudadanos, no queremos a políticos que ansíen el antaño, queremos políticos que se adecuen a la nuevas reglas del juego, a la rendición de cuentas sin ningún rubor ni queja, a la transparencia, a la regeneración política y en las instituciones, a la calidad democrática y sobre todo, a luchar contra la corrupción, sin cortapisas, sin peros, sin parches, con todas sus fuerzas, pero me temo que eso no esta en los planes de nuestros actuales gobernantes.

Y los periodistas, empresarios y directivos asistentes, ¿no dijeron nada? ¿asintieron con la cabeza? Y el presidente de la diputación de Valencia Antonio Gaspar, ¿no dijo nada? ¿O era el uno de los que se quejaba? Me parecería grave que estando presente una autoridad política no defendería la prevención de la corrupción, que pasa por apartar al político de la mesa de contratación y por implantar medidas de prevención de delitos en las administraciones públicas.

La nueva ley de contratación pública, en sus enunciados, sienta las bases para que sobre la misma se trabaje en solventar algunas lagunas y se añadan medidas como la petición del titular real, el seguimiento continuado en la relación del servicio y la implantación de canales de denuncia externos e internos.

Me preocupa mucho el comentario hacia los funcionarios que son en realidad quienes saben hacer las cosas, demuestran como los ven, como una traba para sus cometidos en vez de buscar ayuda en ellos, ocurre también en ocasiones con los profesionales de sectores muy concretos, parecemos sus enemigos.

No quiero a los políticos que piensen como los que estuvieron en esa comida/reunión no los quiero, lo mejor que podrían hacer por nosotros es marcharse a su casa y dejar su sitio a alguna persona que crea en la política del siglo XXI. 

 

Comenta esta noticia
Update CMP