20 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Andalucía marca el camino del centroderecha en España con esta clave de Moreno

Juanma Moreno conversando con Juan Marín en el parlamento andaluz

Juanma Moreno conversando con Juan Marín en el parlamento andaluz

El presidente andaluz explica la "receta" que aplica desde hace casi dos años con éxito y da una pista sobre cómo relacionarse con VOX en el resto del país.

Juanma Moreno es el hombre tranquilo que, sin embargo, aplica una hoja de ruta contundente para consolidar al PP al frente de Andalucía, un esfuerzo titánico tras 35 años de un dominio socialista que ocupaba hasta el último rincón de la región más grande de España. Y también menos aprovechada.

Tomó posesión en el invierno de 2018 entre autobuses fletados por el PSOE para protestar y la presión de Podemos, que puso en circulación su célebre "alerta antifascista". A esa campaña la frenó sin levantar la voz, aplicando una receta sencilla de exponer y difícil de aplicar: intentar hacer lo correcto sin levantar polvaredas.

En Andalucía ya se han acostumbrado a este andaluz de Málaga que nació en Cataluña y gobierna desde Sevilla con una alianza sin fisuras con Ciudadanos y una relación personal estrecha, casi de amistad, con su vicepresidente naranja, Juan Marín, eternamente sospechoso de simpatizar más con los colores rojos que con los azules.

Otra especie derrotada por los hechos de la que Moreno presume en voz baja, sin hacer ruido, pero consciente de que ha logrado un hito cuádruple: tranquilizar a los andaluces acostumbrados al "régimen" socialista durante décadas; acallar al PSOE, con una Susana Díaz más pendiente de sobrevivir a Pedro Sánchez que de recuperar el trono; afinar su relación con Cs e integrar a VOX, desde fuera, en una estabilidad que considera imprescindible.

En su entorno lo tienen claro, según comentan a ESdiario. Es el "pasito a pasito", que le ha permitido capear como pocos la crisis del coronavirus, mejorar el desempleo endémico, invertir como nunca en sanidad o servicios sociales y bajar impuestos.

Con Ciudadanos dice tener una relación "fluida, serena y madura", pero también tiene palabras hacia VOX, unas siglas decisivas en la investidura que prometía fiereza pero se ha domesticado, para bien: con "sentido de utilidad", dice Moreno.

En una entrevista en Canal Sur Radio, Moreno ha asegurado que las relaciones entre PP-A y Cs son "francamente buenas", tanto entre los miembros de sendas fuerzas políticas como la de él mismo con el vicepresidente de la Junta y líder de la formación naranja en Andalucía, Juan Marín, con quien tiene una "sintonía personal" que "ayuda muchísimo".

De hecho, ha explicado que la "frontera imaginaria" que él mismo se planteaba al principio, haciendo distinciones en función si se dirigía a un consejero del PP-A o de Cs, ahora "se me ha borrado, soy incapaz de hacer esa distinción como al principio, de pensar si un consejero es de Cs y era más prudente".  "Ahora les hablo igual y con la misma contundencia a unos y otros", ha manifestado el presidente, que cree que esto supone un "elemento de cohesión muy fuerte" en el Ejecutivo que capitanea.

 

Tras defender que el pacto en Andalucía es "muy positivo" para esta región, Moreno también ha querido hacer hincapié en que, como fuerzas diferentes que son, PP y Cs tienen estrategias distintas, como cree que ocurre con las decisiones que está adoptando la Ejecutiva nacional del partido naranja: "Ellos tendrán que decidir dónde quieren estar", ha apostillado.

Los puntos de acuerdo con los de Abascal

En cuanto a Vox, su socio externo, ha considerado que hace su papel ya que "podría ser un partido útil o no útil al cambio, y hasta ahora ha actuado con sentido de utilidad", pues cree que el acuerdo "ha funcionado razonablemente bien a pesar de las circunstancias adversas".

Ha destacado del partido de Abascal que "ha sabido encapsular lo que nos separa y llegar a puntos de encuentro en lo que sí estamos de acuerdo", si bien confiesa que las relaciones con unos y con otros no están exentas de quejas o desencuentros: "Somos tres formaciones distintas y cada uno tenemos nuestro punto de vista y a veces chocamos".

Los equilibrios no son siempre sencillos, especialmente en un contexto de redefinición de Ciudadanos en toda España: de un lado se presenta con el PP a las Elecciones Vascas; pero de otro se acerca al Gobierno de Sánchez e Iglesias como nadie hubiera pensado hace apenas tres meses.

Moreno parece haber dado con la fórmula para resolver el dilema que afecta al centroderecha en toda España y que le ha hecho perder las dos últimas Elecciones Generales pese a que, en el último CIS antes de la moción de censura contra Rajoy, le sacaba cinco puntos a la izquierda: paciencia, diálogo, poco ruido y, como explican a este periódico en su entorno, "siempre tranquilidad".

Comenta esta noticia