24 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Beaumont destripa el verdadero plan de Errejón que le enfrenta a Irene Montero

Ha dolido más la "traición" que la "marcha" porque ya no era nadie en la cúpula del partido y solo ha renunciado al escaño cuando ha considerado oportuno, porque detrás hay mucho más.

Viendo como se han sucedido los acontecimientos en torno a Íñigo Errejón, Antonio Martín Beaumont lo tiene claro este martes en su columna de La Razón: "Quien da primero, da dos veces. Iñigo Errejón se apuntó con claridad el primer tanto contra Pablo Iglesias y el secretario general de los morados ha sido incapaz de darle la vuelta a unos acontecimientos que se han desarrollado en los términos que ha marcado quien fuera en su día su número dos y "gran amigo".

De hecho, "ha dolido más la traición que la marcha de Errejón, ya sólo militante de base de Podemos" porque hace tiempo que estaba fuera del núcleo duro del partido y venía retrasando su renuncia al acta de diputado de Unidos Podemos.

Y es que para Beaumont, "el abandono de la Cámara Baja ha llegado en medio de fuertes presiones, sin duda, pero sobre todo cuando él ha creído oportuno. Esto es, para iniciar, en calidad de activo electoral, negociaciones con Podemos Comunidad de Madrid e integrarlos en Más Madrid. Eso sí, bajo su mando".

Y por si fuera poco "ante el intento de humillación de sus viejos camaradas de tantas y tantas aventuras, Errejón aún ha sido capaz de arrancar la solidaridad a algunos de los diputados que aún le son fieles y que mantienen viva la llama del errejonismo" como Carolina Bescansa, Ana Terrón o Ángela Ballester.

Pocas cosas hacen tanto daño en las formaciones como la división interna, y el candidato lo sabe e intenta evitarlo en la medida de lo posible, aunque sus afines traten de digerir que los “hooligans” pablistas les ataquen y los tachen de “traidores”.

Según el director de ESdiario, "dolió y mucho el golpe bajo de Pablo Echenique dando a entender que la aspiración de Errejón pasa por vivir de la política" y "hubieron de morderse las lenguas los errejonistas. Los maniató su jefe, a todas horas con la mano tendida, estando las urnas apenas a unos meses y después de dejar a Iglesias carente de rumbo, desdibujado, abocado a morder el polvo".

De momento, porque nadie sabe lo que va a suceder, lo único que ha conseguido Iglesias (vía Irene Montero y Echenique) ha sido parar cualquier tentativa de barones autonómicos de coger el camino de Errejón: frenar el efecto contagio.

Sin embargo, la tensión en Podemos está en máximos y, a juicio de Beaumont, "en puertas de una operación a mayor escala de Errejón para intentar un nuevo asalto nacional. Su entorno da casi por descontado que, en un hipotético Vistalegre 3, debería enfrentarse a Irene Montero y no al macho alfa de Pablo Iglesias. Además, si sale satisfactoriamente del reto electoral del 26 de mayo, podría hacerlo imponiendo sus más moderadas concepciones políticas, con un amplio respaldo interno y no exclusivamente de la larga lista de purgados por Iglesias, de la talla de fundadores del proyecto como Carolina Bescansa o Luis Alegre". 

Comenta esta noticia
Update CMP