Grezzi viaja a Roma y Londres a la espera del acta por el pufo de los 4 millones

La comisión que investiga los 4 millones robados a la EMT de Valencia tomará una decisión la semana próxima. El concejal responsable no parece estar muy preocupado por el pufo.

El introvertido Giussepe Grezzi anda estos días de viaje por varias ciudades europeas. El responsable político de la EMT, empresa que ha visto esfumados 4 millones de euros en ocho transferencias bancarias al Banco de China, no aparenta estar preocupado por el asunto a tenor de la información que está transmitiendo a sus incondicionales. 

El concejal gusta dar cuenta de sus movimientos en redes sociales. En la última semana estuvo por su ciudad natal cercana a Nápoles y se desplazó a "conocer Roma de primera mano sobre dos ruedas".  La capital que gobierna Virginia Raggi, del Movimiento 5 Estrellas,  "está muy lejos de los mínimas estándares para ser una ciudad ciclista". El concejal de Movilidad de Valencia ofrece, a renglón seguido, la solución a sus compatriotas: "proyectos integrales" y, sobre todo, ojo al dato, "un importante  liderazgo" para el "cambio de paradigma".

Grezzi recorriendo Roma

Grezzi también ha pasado por Londres y se ha inmortalizado al lado de un cartel de los míticos 'The Clash', días antes de la comisión de la EMT que debe hace pública sus conclusiones  por el desfalco millonario. Tras las diversas comparecencias, todo apunta a que la mano derecha de Grezzi, el gerente Josep Enric García Alemany, reciente renovado, podría dejar el puesto. Esta por determinar el futuro de la  jefa de Administración de la EMT, Celia Zafra,  despedida e investigada que transfirió supuestamente engañada los 4 millones a Hong Kong siguiendo instrucciones de un falso abogado de Deloitte, y el de sus superiores jerárquico  sus superiores jerárquicos Esmeralda Aparici, jefa de Finanzas, y María Rayón, directora de Gestión.

Pero lo enjundia está en despejar si el alcalde Joan Ribó quita a Grezzi la delegación como presidente de la entidad pública o lo sigue protegiendo todo el mandato. El concejal llegó a amenazar con irse al grupo de los no adscritos en el caso de que fuera apartado, según admiten fuentes socialistas. Grezzi no goza precisamente de predicamento y simpatías en la coalición Compromís-PSPV. Su marcha al "mixto", en el peor de los casos, obligaría a Ribó a utilizar su voto de calidad. 

Comenta esta noticia
Update CMP