19 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El silencio de los promotores de purgas en RTVE y la extraña ¿visita? a RNE

El CDI, con Xabier Fortes (primero de pie por la derecha) al frente de las quejas que ahora, tras ser premiado con dos programas, han desaparecido

El CDI, con Xabier Fortes (primero de pie por la derecha) al frente de las quejas que ahora, tras ser premiado con dos programas, han desaparecido

 

 

El Consejo de Informativos de TVE (CDI), el órgano censor de periodistas que se arrogaba la potestad de decir cuándo las noticias eran o no correctas, encabezó la purga de profesionales y programas y boicoteó al ente público con campañas como los #ViernesNegros no tiene nada que decir desde hace semanas.

Ni siquiera la decisión del Tribunal Constitucional de calibrar si el asalto a la Corporación, con un decreto-ley inédito, el nombramiento a dedo de una Administradora Única, la limpia de decenas de periodistas; ha sido ilegal, logra sacar de su letargo al otrora combativo órgano y hoy genuflexo diván del poder.

 

Desde el seis de agosto, hace cerca de dos meses ya, el CDI no ha valorado ninguna de las polémicas suscitadas en la Corporación, y sólo ha salido de su voluntario ostracismo para solidarizarse con un cámara de Telemadrid agredido durante una manifestación en Cataluña. Nada más.

Su web y su perfil en Facebook presentan una inactividad aún más intensa y prolongada, sin contenidos renovados desde hace meses. Donde antes había constantes denuncias de manipulación, ahora hay silencios, pese a que la situación parece más grave que nunca: jamás el Tribunal Constitucional ha tenido que intervenir en las grandes decisiones de RTVE, porque nunca tampoco se ha ocupado el control del ente con un decreto-ley promulgado cuando estaba en marcha ya un concurso público destinado a elegir los directivos de la casa.

La promoción

El CDI, clave en campañas como la que cada viernes teñía de negro la pantalla en una denuncia de la manipulación informativa que de repente no es necesaria, ha promocionado en este tiempo a algunos de sus principales representantes. Así, el periodista Xabier Fortes ha sido premiado con dos programas en La 1 de TVE, como principal ejemplo.

 

 

Fortes ha pasado de denunciar manipulación a callarse incluso cuando habla el Constitucional del asalto

 

Pero hay más y le enseñan a El Topo una larga lista de cargos y carguitos  que han salido del CDI y ahora pastorean la casa: si este inquieto husmeador no la publica es por precaución en el contraste, pero en cuanto haya finiquitado sus pesquisas, dará gustosa cuenta de ella.

El Consejo, además de ignorar la decisión del Constitucional, tampoco se ha pronunciado sobre la purga de decenas de periodistas que, en muchos casos, habían prestado servicios a la Corporación desde hace muchos años, con gobiernos de todas las adscripciones ideológicas. Un reportaje en El Mundo puso cifras y nombres a la limpieza en el ente público, sin precedentes por su extensión, y coincidente con un manifiesto de profesionales de la casa denunciando también los hechos.

Todo este sainete ha supuesto la mayor limpieza ideológica jamás vista en RTVE, con compensaciones profesionales para quienes, antes de recibirlas, más decían defender la independencia del ente sin injerencias políticas. Y fíjense si las hay, que a este Topo le cuentan una recientísima reunión en las instalaciones de RNE en la que estuvo presente cierta dama de alta alcurnia cuya trayectoria da para una tesis... ¿Será verdad que estuvo allí? No cuenten con que el CDI ayude a aclararlo.

Comenta esta noticia