08 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Nuevas pruebas policiales acorralan al exembajador de Zapatero en Venezuela

Zapatero y Morodo, contra las cuerdas.

Zapatero y Morodo, contra las cuerdas.

Raúl Morodo, al que la Policía atribuye una gigantesca red para llevarse millones de euros de Venezuela, coincidió con un hombre clave del régimen bolivariano.

Raúl Morodo está, literalmente, contra las cuerdas. Las pruebas le acorralan. Y la trama que rodea al exembajador de José Luis Rodríguez Zapatero en Venezuela tiene cada vez peor pinta para el PSOE. Por que los investigadores de la Policía, poco a poco, van cerrando el círculo.

El embajador de España en Caracas entre 2004 y 2007, investigado por la Audiencia Nacional por ser partícipe en el presunto saqueo de la petrolera venezolana PDVSA, y su hijo Alejo Morodo--también imputado- coincidieron en vuelos de Caracas a Madrid con el alto cargo de la petrolera estatal  Juan Carlos Márquez, responsable de la firma de contratos con las mercantiles involucradas en la trama.

Según un informe elaborado por la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía, que consta en el sumario de la causa, las dos estructuras involucradas en el caso, por un lado el entorno de los Morodo y por otro el entorno de Márquez Cabrera, "no actuarían de forma independiente" sino que hay evidencias de "conexiones entre ambos".

Los investigadores señalan que Morodo, su hijo y Márquez coincidieron el 9 de octubre de 2014 en el vuelo 6674 de Iberia con origen Caracas y destino Madrid. A esa "coincidencia" suman que Alejo Morodo, Marquéz y el socio de éste Carlos Adolfo Prada compartieron vuelo de Iberia, el 6674, de Caracas a Madrid en noviembre de 2014 y en marzo de 2015.

Según las pesquisas del Juzgado Central de Instrucción número 1, Morodo y su círculo familiar más íntimo recibieron entre 2011 y 2015 más de 4,5 millones de euros procedentes de la empresa pública Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) sin una justificación real. Para eso se valieron de la figura de Márquez, que era quien firmaba los contratos con las empresas de los Morodo.

"Al analizar las entradas y salidas de territorio nacional de los investigados, se ha establecido que en varias ocasiones han coincidido los investigados vinculados a la familia Morodo y el entorno Cabrera", indica la UDEF.

A pesar de que la policía destaca estas coincidencias en los vuelos Márquez aseguró ante el juez Santiago Pedraz horas antes de suicidarse que no conocía personalmente al embajador, y señaló que sólo le conocía de sus visitas al presidente de PDVSA en Caracas. La investigación amenaza con dar nuevas sorpresas en los próximos días.

Comenta esta noticia