18 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Tripartito de Alcalá carga en los trabajadores el striptease que primero tapó

El Tripartito 'del cambio' emite un inaudito informe, tras vetar una Comisión de Investigación; que no aclara nada, mantiene a dos ediles en la diana y revela la venta de alcohol habitual.

Continúa el bochorno en Alcalá de Henares a cuento de la fiesta sexual celebrada a principios de marzo en instalaciones públicas del propio Ayuntamiento. Sólo unas horas después de que el Tripartito que gobierna la ciudad, con PSOE y Podemos al frente, vetara la creación de una Comisión de Investigación; el Ayuntamiento ha emitido un supuesto informe interno que lejos de aclarar los hechos, aumenta la polémica y las sospechas.

La nota pública del Ayuntamiento carga en el trabajador jubilado al que se dedicó la fiesta toda la responsabilidad y no aclara si la conocieron e incluso si participaron en algún momento en ella dos concejales del propio equipo de Gobierno. A este respecto, se limita a asegurar que no estaban presentes en el instante exacto de la actuación de la streper, pero no desmiente que fueran conscientes de una fiesta que duró varias horas ni tampoco que participaran en ella en algún momento, tal y como aseguraron hasta siete testigos presenciales en elespanol.com.

El Tripartito quiere colar la absurda idea de que fue el trabajador quien organizó su propia fiesta sorpresa

El alcalde de Alcalá, Javier Rodríguez Palacios, esquiva en el informe su propio papel en el escándalo, negándose a explicar por qué silenció los hechos, pese a conocerlos, hasta que no se hicieron públicos en distintos medios de comunicación locales y nacionales como ESDiario.

Al contrario, se escuda en conclusiones que no responden a ninguna de las incógnitas y parecen más dirigidas a salvar la cara del Tripartito que a aclarar cómo no hizo nada ni para evitar ni para denunciar un ágape tan aparatoso por el despliegue de comida, bebida y hasta dos actuaciones sexuales (una stripper y un boy disfrazado de bombero) en el que estuvieron presentes decenas de empleados municipales e invitados ajenos al Ayuntamiento. Sólo unos días después de la fiesta sexual  a sabiendas, el propio Tripartito firmó un convenio con una fundación para oponerse a la explotación sexual de mujeres que previamente había tapado.

El despropósito del informe, emitido sospechosamente a los pocos minutos del revuelo mediático suscitado por la negativa de Rodríguez Palacios a crear una Comisión exigida por PP y Ciudadanos, llega al punto de culpar al trabajador jubilado de haber organizado él mismo lo que en realidad fue una fiesta sorpresa en la que obviamente fueron terceras personas las que se encargaron de contratar a una trabajadora sexual, entre otros reclamos.

Rodríguez Palacios, a la derecha de la imagen, junto a Pedro Sánchez y el alcalde de Móstoles, David Lucas, hace un año

 “Es tan burdo, tan evidente”, lamentó el portavoz del PP local, Víctor Chacón, cuyo partido seguirá exigiendo responsabilidades políticas que el propio PP de Madrid respalda. “Es una vergüenza”, resumió el portavoz regional de Ciudadanos, Ignacio Aguado, secundado por su delegado municipal, Miguel Ángel Lezcano, para quien “la culpa no puede caer en los trabajadores, hay responsables políticos”.

No se aclara la participación exacta de dos concejales en algún momento de la fiesta ni por qué se permitió y tapó desde el Gobierno

 El sonrojante informe, elaborado en privado y sin ninguna participación de la oposición, añade en realidad más dosis de escándalo al original, pues revela de manera involuntaria que en las instalaciones en cuestión, un Parque Municipal de Servicios donde trabajan cientos de empleados públicos, existe una cantina en la que se vende con toda naturalidad alcohol que, se anuncia, quedará prohibido en adelante.

Y en el colmo de los despropósitos, la nota oficial que desecha toda responsabilidad política y carga en los trabajadores anuncia que se estudiará la creación de “talleres, charlas y cursos para la formación en igualdad de género”. La polémica, lejos de amainar, proseguirá. Algún sindicato municipal ya ha mostrado su malestar por este desenlace, y desde la oposición se insistirá en poder investigar para aclarar los puntos negros del escándalo más viral de la historia reciente de Alcalá.

Comenta esta noticia
Update CMP