17 de enero de 2018
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Ayuntamiento de Alcalá permitió y tapó una fiesta porno en sus dependencias

El Ayuntamiento consintió la fiesta en dependencias públicas a escasas horas del 8 de Marzo y silenció los hechos en público. La 'stripper' tuvo que pedir incluso que no la grabaran.

La insólita fiesta sexual en el Ayuntamiento de Alcalá de Henares tuvo lugar el pasado 3 de marzo, en vísperas del Día de la Mujer, en dependencias municipales públicas, tal y como recoge un elocuente vídeo colgado en Youtube grabado por uno de los presentes y ha corroborado con más detalles ESdiario.

Un número indeterminado de empleados municipales celebraron una fiesta en un local del Parque Municipal de Servicios, ubicado en la Vía Complutense, que incluyó una actuación pornográfica de una trabajadora del sexo, comida y bebida.

En las imágenes, pixeladas por su autor pero que no ofrecen dudas ni sobre el lugar donde ocurrieron los hechos ni sobre la naturaleza de los mismos, se ve a un grupo numeroso de hombres jaleando a un compañero, que al parecer se jubilaba, mientras la mujer se frotaba vestida y desnuda, en distintas ocasiones, contra el receptor del ‘regalo’.

Mientras, los silbidos y aplausos acompañaban el ‘espectáculo’, entre frases dirigidas al protagonista tan soeces como “¿No querías marisco?, que finalizó con la ‘artista’ reclamando que no la grabaran y con el empleado semidesnudo permitiendo que le metieran hielo por dentro de su ropa interior.

El Gobierno de Alcalá, un tripartito compuesto por el PSOE, la marca blanca de Podemos y una concejala expulsada de IU; no sólo no evitó la celebración de la fiesta en dependencias municipales que tampoco han identificadas; sino que silenció los hechos y se limitó, cuando han trascendido, a difundir un comunicado con once días de retraso después de los acontecimientos y sólo una vez que estos se dieron a conocer. En el mismo, intenta restarle importancia y no aclara ni por qué lo impidió ni cual fue la participación, si la hubo, de concejales o directivos del Ayuntamiento. Tampoco aclara por qué escondió los hechos si los conocía y sólo se refirió a ellos cuando ya trascendieron.

Y es que, además de que es materialmente imposible que se utilice el Ayuntamiento sin que el Ejecutivo local lo consienta por acción u omisión, se da la circunstancia de que al menos dos concejales del propio Gobierno podrían haber participado, por acción u omisión, en la bacanal pornográfica, tal y como indica la oposición en una nota pública donde repudia el silencio del alcalde y exige responsabilidades y dimisiones.

Según ha sabido ESdiario, podría tratarse de un concejal del Podemos local, llamado Somos Alcalá, y del PSOE, aunque tanto éste como otros datos han sido hasta ahora silenciados también desde el Ayuntamiento y desde ambos partidos, con frecuencia beligerantes contra el fenómeno de la explotación sexual femenina, hasta el punto de que apenas unos días después de estos hechos firmó un convenio con la Fundación Cruz Blanca para defender, precisamente, a las trabajadoras del sexo y a las víctimas de la trata.

A más inri, en el mismo Gobierno figura como concejala de Mujer la presidenta nacional de la Federación de Mujeres Progresistas, Yolanda Besteiro, muy activa en la lucha contra la explotación sexual de la mujer en cualquiera de sus modalidades. Aunque hasta ahora tampoco se ha pronunciado, como tampoco el resto de concejalas del equipo de Gobierno que apenas unas horas después celebraron el 8 de Marzo con intensidad, se espera que la presidenta de la Federación lo haga a lo largo del día.

Se da la circunstancia casual de que, en las mismas fechas en que se organizaba la fiesta sexual en el Ayuntamiento, el concejal de Personal, Alberto Blázquez, estrecho colaborador de Pedro Sánchez de quien se conoció su imputación por presunta prevaricación urbanística, se encontraba de vacaciones en un país indeterminado de África, tal y como muestra su perfil en Facebook, en el que aparece posando junto a un elefante y su actual pareja. De esa cara escapada tampoco existe mención ni en los soportes de comunicación oficiales del Ayuntamiento ni en los individuales del edil.

Un alcalde imputado por prevaricación

No es el primer escándalo que afecta al alcalde de Alcalá, Javier Rodríguez Palacios, a la sazón número dos del PSOE en la Comunidad de Madrid y estrecho colaborador de Pedro Sánchez (con quien aparece en la foto junto a la alcaldesa de Getafe y número 1 del PSOE madrileño, Sara Hernández) hasta su paso a las filas de Patxi López; por el abuso de actividades extravagantes en espacios públicos.

El propio primer edil está formalmente imputado (investigado en la nueva terminología) por un Juzgado de Alcalá por un presunto delito de prevaricación, al consentir la instalación de bares ilegales sin licencia ni control en zonas deportivas básicamente infantiles. En esos espacios, con la excusa de que financian a clubes modestos pese a al falta de control de los ingresos y la ausencia de licencias, se vende alcohol y se trabaja con fuego en instalaciones sin licencia ni control sanitario ni alimentario, con un riego potencial elevado.

De momento, Rodríguez Palacios ya ha recibido la providencia de imputación y se enfrenta a un delito similar al que ha provocado una tormenta política en la Comunidad de Murcia por el caso legalmente casi idéntico de Pedro Antonio Sánchez.

Entre la variada lista de escándalos protagonizados por el Gobierno de Alcalá también destaca la ristra de subvenciones otorgadas por el Podemos local a compañeros de su propio partido, tal y como publicó ABC.

Comenta esta noticia