18 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Pablo Echenique relaciona el terrorismo del futuro con la "nueva derecha" de Vox

El dirigente de Podemos salta todas las líneas rojas al señalar a partidos constitucionalistas como inspiradores del mismo odio que provoca el terrorismo en Estados Unidos.

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ha relacionado la ola de paquetes bomba a catorce políticos norteamericanos con la "nueva derecha" de España, en referencia directa a Vox y, tal vez, incluso al PP y Ciudadanos, partidos a los que a menudo se ha referido con esas palabras.

El dirigente morado, en un mensaje kafkiano en las redes sociales, considera que "la mayoría de actos terroristas son cometidos por estadounidenses de pura cepa que simpatizan con Trump", una afirmación ya de por sí excesiva que pretende culpar al presidente de los Estados Unidos de los desvaríos que delincuentes ya detenidos como César Sayoc, responsable de algunos de esos macabros envíos, han cometido.

 

Pero el despropósito ya fue total al buscar una relación más entre Trump, el terrorista capturado y el discurso antipopulista de la práctica totalidad de los partidos constitucionalistas a excepción del PSOE. Y Echenique lo hizo sin ningún pudor: "A los líderes de la "nueva derecha" que coquetean con el discurso trumpista: ojo porque EEUU suele anticipar lo que luego ocurre en Europa".

En realidad, los partidos más duros contra el terrorismo en España han sido, precisamente, los señalados por el número tres de Podemos, una formación que ha sido más complaciente en su discurso sobre ETA y que, de hecho, se entiende habitualmente con Bildu en el Congreso y en Comunidades como el País Vasco o Navarra.

Los datos reales

El 100% de los atentados terroristas cometidos a lo largo de la historia en España han tenido la firma de dos grupos terroristas que se consideran de izquierdas, ETA y Grapo, o de inspiración musulmana. Sólo Podemos ha lanzado discursos equidistantes o comprensivos con este fenómeno y con sus secuelas, defendiendo activamente la salida de presos de las cárceles o el fin de la doctrina Parot que impedía acumular condenas para cumplirlas todas a la vez, de modo que quedaran impunes decenas de asesinatos.

 

 

Sobre la anulación de ese mecanismo judicial auspiciado en su día por el Tribunal Supremo, el hoy dirigente de Unidos Podemos Alberto Garzón dijo que era "un gran día para los derechos humanos". E incluso sobre el fundamentalismo islámico, un eurodiputado de Podemos, Miguel Urban, señaló tras un brutal atentado en el corazón de Europa que convendría preguntarse por las razones que lo impulsaban.

 

Podemos no firmó el pacto antiyihadista siquiera, y varios de sus dirigentes han salpicado sus discurso de condena de una especie de comprensión hacia las causas, que no los medios utilizados, de un tipo de terror que en España acabó con la vida de 192 personas aquel recordado 11M.

Comenta esta noticia
Update CMP