Les Corts Valencianes 'hacen un Puigdemont' con la votación de la Ley del Juego

Discusión hoy sobre el sistema de voto ponderado.

Discusión hoy sobre el sistema de voto ponderado.

Vox ha rechazado el voto ponderado en el parlamento valenciano y ha retrasado la aprobación de dicha ley, obligando a replantear el pleno de este lunes.

El grupo parlamentario de Vox en les Corts Valencianes ha presentado un escrito al presidente del parlamento valenciano, Enric Morera (Compromís), en el que han comunicado su disconformidad con la fórmula elegida la semana pasada para votar durante el pleno de la cámara, la aprobación de la ley del juego.

La semana pasada se decidió que se iba a utilizar el método ponderado, es decir, que cada portavoz parlamentario ejercería el voto en su nombre y en el de todos sus compañeros de grupo. Sin embargo, el rechazo de los diputados de Vox ha impedido utilizar este método.

El sector está radicalmente en contra de la ley. Los partidos del Botànic (PSPV, Compromís y Podemos), aseguraban este sábado pasado que aprobarían una normativa restrictiva con la actividad de las casas de apuestas. La fórmula ponderada pretendía agilizar las negociaciones, pues la ley del juego llega al parlamento con varias enmiendas pendientes de acordar. Como los 99 diputados no estarán presentes en el pleno, para evitar la rigidez de votar anticipadamente cada punto y teniendo en cuenta que durante el debate se podría modificar el sentido de algún voto, se eligió el método ponderado. Sin embargo, era una fórmula inédita, insólita, por lo que había posibilidad de que algún diputado la recurriese.

El sistema de voto ponderado se basa en que cada portavoz vota por sí mismo y por todos los diputados de su formación. Así, el portavoz del PSPV, Manolo Mata, iba a votar por los 27 diputados socialistas; el síndic de Compromís, Fran Ferri, por los 17 de la coalición; el síndic de Ciudadanos, Toni Cantó, por los 18 diputados de Cs; la portavoz del PPCV, Isabel Bonig, por los 19 parlamentarios que tiene el Partido Popular; Naiara Davó hubiera hecho lo mismo con los ocho parlamentarios que tiene Unides Podem; y Ana Vega, hubiera representado a los 10 diputados que tiene Vox. 

Este diario ha tenido acceso a un informe jurídico que señala que el voto ponderado podría ser irregular. Dicho informe, elaborado por el catedrático de Derecho Constitucional de la Universitat de València, Vicente Garrido, en el que mostraba su rechazo a esa fórmula del voto ponderado. 

El informe recuerda que ese procedimiento de voto ponderado sólo está previsto para las juntas de portavoces y para algunas comisiones parlamentarias. Y añade que se trata de un criterio "que suele ser considerado como contrario al principio constitucional de personalización e indelegabilidad del voto parlamentario que se prevé en los Reglamentos de las Cámaras".

El dictamen de Garrido recuerda que el Tribunal Constitucional se pronunció recientemente sobre estas cuestiones, con motivo del independentismo catalán de elegir presidente de la Generalitat de Cataluña a Carles Puigdemont sin que éste estuviera presente. Y recuerda que la sentencia del alto tribunal pone de manifiesto que el ejercicio personal del cargo público representativo "corresponde únicamente al representante, no a terceros que puedan actuar por delegación de aquel".

Por eso, concluye que el sistema en virtud del cual se permite la sustitución del voto personal e indelegable de los diputados en el portavoz del grupo, y la decisión de que sea la Mesa y la Junta de Portavoces la que decida si un diputado puede o no asistir al pleno "es contraria al sistema de representación política establecido en la Constitución y al derecho fundamental a la participación política de los diputados".

Finalmente, tras la impugnación de Vox, la votación no será ponderada, sino telemática. El recurso presentado por el partido de Santiago Abascal ha impedido que la votación se lleve a cabo tal y como estaba prevista. Antes de iniciarse el pleno, los parlamentarios debatían la manera en la que hacer el sufragio: si optar por realizarla de forma telemática a lo largo del día, o bien retrasarla al miércoles o jueves, tras la sesión de control al president de la Generalitat, Ximo Puig, después de este cambio de última hora. Finalmente, el president de Les Corts, Enric Morera, ha anunciado que la votación se retrasará al próximo jueves.

La portavoz de Vox Ana Vega insistió en que su grupo "no va aceptar un sistema de voto que no se ajusta a la legalidad", y adelantó su predisposición a recurrir a la vía judicial si la Mesa de les Corts "toma una dcisión que vulnere los derechos constitucionales  de los diputados".

La portavoz del PP, Isabel Bonig, ha reclamado también un informe de los letrados de la cámara para adoptar una decisión fundamentada "en criterios objetivos y jurídicos", mientras el socialista Manolo Mata ha recordado que el jueves se realizaría la votación de todos los puntos del orden del día y no solo este.

Morera ha informado de que se estaba garantizando la seguridad jurídica y ha señalado tras una reunión en el hemiciclo con los portavoces que se votará el jueves, dando paso al inicio del debate sobre la nueva Ley del Juego.

El diputado del PP Rubén Ibáñez ha advertido que "lo que mal empieza, mal acaba" y esta "caótica" tramitación parlamentaria de la ley "tiene este caos en su final". A su juicio, esta ley debía tener como fin regular el juego responsable a base de derechos y obligaciones pero "no lo cumple, es una imposición, un trágala".

Comenta esta noticia