25 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez se va a descansar a un palacio en Doñana con un sobrecoste de 157.000 €

La pareja presidencial, junto al Palcio y el célebre Falcon, en un montaje gráfico

La pareja presidencial, junto al Palcio y el célebre Falcon, en un montaje gráfico

El idílico Palacio de las Marismillas será uno de los destinos vacacionales de Sánchez, que desaparecerá casi todo el mes pese a la parálisis del país.

Hasta el propio Pablo Echenique se lo ha pedido: "No debería irse de vacaciones sin tener el Gobierno resuelto". Se refiere a Pedro Sánchez, claro, pero el presidente en funciones y candidato fallido parece que le hará oídos sordos al dirigente de Podemos y se marchará hasta tres largas semanas a descansar con el país manga por hombro.

Así al menos se ha difundido públicamente, desde grupos parlamentarios como el de Pablo Iglesias incluso, sin desmentido oficial de La Moncloa. Lo hará a comienzos de agosto y, al menos, a un destino idílico para cualquiera: el Palacio de las Marismillas, en el Coto de Doñana, un paraíso que el año pasado ya frecuentó en compañía de Ángela Merkel y las parejas de ambos.

Allí, donde el Guadiana se confunde con el Atlántico, cerca de Ayamonte y no muy lejos de Sanlúcar, Pedro Sánchez y Begoña Gómez vivirán a cuerpo de rey. Según la información adelanta por Ana Isabel Martín en ESdiario ya el pasado 2 de julio, la pareja socialista disfrutará de un refuerzo de personal y recursos a sumar a los ya existentes en Doñana, que dispone de una plantilla fija al parecer insuficiente.

 

Por ello, el Estado dedicará 157.000 euros más de lo normal a atender a Sánchez y Gómez las 24 horas del día, tal y como consta en el contrato que ha suscrito la Secretaría General de la Agencia Estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas con la empresa afincada en Almonte Forgeser Servicios del Sur S.L., que durante los dos próximos años se encargará del servicio de gobernante y la asistencia hotelera en el Palacio de las Marismillas y en otras casas de la Reserva Biológica de Doñana donde suelen hospedarse investigadores.  

De continuo trabajan en el Palacio, según la documentación a la que ha tenido acceso ESdiario, un gobernante y dos limpiadoras, pero dadas las necesidades de los ilustres visitantes hay que ampliar la plantilla. Entre otras cosas, cocineros para la familia Sánchez y para los científicos de las otras casas.

 

 

Las largas vacaciones de Sánchez y el abrumador despliegue de recursos públicos que emplea en ellas han sido motivo de polémica muy recurrente, con episodios como el del uso del Falcon para acudir hace un año a un concierto de The Killers en una playa de Castellón o el gasto en reformar otro palacio en Canarias para pasar días de descanso en invierno.

Polémicas vacaciones siempre

En esta ocasión la polémica es especialmente aguda por la situación de parálisis existente en España, sin Gobierno ni visos de tenerlo. Sánchez debe ser consciente de que sus lujos personales no son bien percibidos por la opinión pública.

Y ello explicaría que en pleno mes de agosto esté previsto convocar hasta tres Consejos de Ministros, aunque no se sabe si todos en Moncloa o, como el año pasado, en una hacienda del Estado en Castilla-La Mancha a la que se trasladaron muchos ministros en helicóptero, generando otra controversia.

Comenta esta noticia
Update CMP